Despliega el menú
Aragón

Todos los tramos de la autovía de Huesca a Navarra estarán adjudicados y en obras este año

Fomento salva la A-21 y la A-23 del recorte generalizado y licitará de nuevo los 7 kilómetros rescindidos hace siete años. La inversión suma 51 millones, un tercio de la comprometida.

Tramo de la Autovía entre Huesca y Jaca.
Todos los tramos de la autovía de Huesca a Navarra estarán adjudicados y en obras este año
RAFAEL GOBANTES

Todos los tramos pendientes de la autovía entre Huesca, Jaca y Navarra estarán al fin adjudicados y en obras a lo largo de este año. Este es el compromiso adquirido por el Ministerio de Fomento, que pretende reactivar obras que apenas avanzaban y, sobre todo, sacar a concurso los cuatro tramos que siguen pendientes a estas alturas. De este modo, se salva del varapalo que se llevan de forma generalizada las infraestructuras de Aragón, para las que habrá 343 millones, un 21% menos que el año pasado.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, da una de cal y otra de arena en los presupuestos, puesto que la inversión en la A-21 (Huesca-Jaca) y A-23 (Jaca-límite con Navarra) se limita a 51 millones de euros, un tercio de la comprometida en las partidas plurianuales para este año que se recogieron en las cuentas de 2016 (figuraban 145,82 millones). Esto implica que se demorará otro año la conclusión del eje oscense, de 2020 a 2021.

Aunque las adjudicatarias contarán con muchos menos dinero del comprometido, lo que está garantizado es que las máquinas trabajarán a pleno rendimiento desde el congosto del Isuela hasta Lanave, más de catorce kilómetros de difícil orografía que deberán entrar en servicio entre este año (Arguis-alto de Monrepós) y 2021 (congosto-Arguis). El año que viene estará listo Caldearenas-Lanave y un año después, la duplicación del túnel de Monrepós que le precede.

El principal avance afecta a los dos tramos rescindidos en 2010 por el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, entre Lanave, Jabarrella y la variante de Sabiñánigo. De la Serna los fundirá en uno y licitará las obras en lo que queda de año, para lo que ha incluido una partido de 1,7 millones.

Por contra, se demora la parte de la variante de Sabiñánigo pendiente (este-oeste) hasta 2021. Este año debería estar en obras y contar con 10 millones, pero solo cuenta con 100.410 euros para licitar y adjudicar las obras.

En el caso de la A-21, su finalización se demorará otro año e igualmente habrá que esperar hasta 2021 para disponer de una comunicación en condiciones con Navarra. Eso sí, Fomento reactivará las obras paralizadas entre Santa Cilia de Jaca-Puente la Reina de Jaca y licitará los dos últimos tramos pendientes: Puente la Reina de Jaca-Fago y enlace de Sigüés-enlace de Tiermas. Para licitar e iniciar obras en el primero ha reservado un millón y para el segundo, únicamente 200.000 euros.

Críticas generalizadas

El recorte inversor que sufre Aragón provocó ayer las críticas generalizadas de los partidos, salvo PP y PAR. El delegado del Gobierno, Gustavo Alcalde, salió en su defensa, asegurando que eran "buenos" para la Comunidad porque contemplan "todas las obras reclamadas". A pesar de que el recorte llega al 21% e infraestructuras básicas como el Canfranc y los desdoblamientos o el Canfranc tienen partidas testimoniales, consideró que las cuentas se deben valorar en su "justo términos". En la misma línea, el presidente del PAR, Arturo Aliaga, consideró que son "razonables", el mismo calificativo utilizado por la portavoz popular, Mar Vaquero. No obstante, planteó ya la presentación de enmiendas.

Lambán cuestiona al ministro

El presidente aragonés, Javier Lambán, tildó de "decepcionantes" las partidas para Aragón y recordó la baja ejecución que sufren históricamente. A su juicio, los compromisos adquiridos por el ministro en diciembre en Zaragoza han quedado "diluidos" y no se pueden fiar a plurianuales que dejan la inversión para más adelante.

El número dos de Podemos en Aragón, aseguró que son "malos" y demuestran que la investidura de Rajoy "iba a hacer daño a Aragón". La portavoz de Ciudadanos, Susana Gaspar, habló de presupuestos "insuficientes", mientras la diputada nacionalista Carmen Martínez estimó que Aragón "importa muy poco al Gobierno de España" y el coordinador de IU Aragón, Álvaro Sanz, los tachó de "eterna tomadura de pelo".

Etiquetas
Comentarios