Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

CARAVANA UNIVERSITARIA POR EL CLIMA

Un centenar de universitarios recorren Aragón por el clima

La iniciativa, que se celebra por segunda vez, cuenta con un centenar de voluntarios, alumnos de la Universidad de Zaragoza.

Carpa ecológica en la plaza del Mercado
Una caravana universitaria recorre Aragón para sensibilizar sobre el medio ambiente
LAURA CARNICERO/SONIA LINACERO

Incidir sobre la importancia de reciclar y ahorrar energía es lo que quiere transmitir la 2ª Caravana Aragonesa Universitaria por el Clima que esta semana está recorriendo las poblaciones de Barbastro, Ejea de los Caballeros, Alcañiz, Sabiñánigo y Zaragoza. Casi un centenar de voluntarios estudiantes de la Universidad de Zaragoza están enseñando a reciclar residuos, a mostrar las ventajas de la cocina solar, y a reutilizar y sacar provecho a las energías renovables. Estos estudiantes no vienen solo de Ciencias Ambientales, sino también de Derecho, Administración y Dirección de Empresas, Veterinaria, Económicas, Óptica y Optometría, Ingenierías… Porque el medio ambiente es cosa de todos.

En la mañana de este lunes, día 4 de octubre, había algo distinto en las calles de Barbastro. Los vecinos que iban a comprar el pan, a llevar a los niños al colegio o a sacar al perro a pasear se han sorprendido esta mañana con un nuevo elemento decorativo: un autobús verde con motivos que mueven al reciclaje y al desarrollo sostenible. Era el bus de los voluntarios de la Universidad de Zaragoza que, por segundo año, ha impulsado la Oficina Verde de la Universidad de Zaragoza, dependiente del Vicerrectorado de Infraestructuras.

¿Qué es el medio ambiente?

El medio ambiente es todo lo que nos rodea. El teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barbastro, Jesús Lobera, ha recibido un árbol mandarino tamaño bonsái por parte del primer grupo de voluntarios. Era el inicio, junto a la lectura de un manifiesto que llama a la participación y al optimismo, de las actividades a realizar por los voluntarios en distintos centros de enseñanza, Centro de Congresos y la plaza del Mercado. La idea central del mensaje: “Estamos a tiempo de revertir el cambio climático”.

Los voluntarios se han dividido en grupos con la denominación de cada una de las energías renovables: Eólica, hidráulica, biomasa, maremotriz, solar y geotérmica. En el Centro de Congresos de la ciudad esperaban a los voluntarios integrantes de la Asociación de Consumidores, de la Asociación de Amas de Casa y usuarios del centro de la Tercera Edad.

“Hay que apagar la televisión del botón, y no del mando a distancia”. Esta es una de las respuestas que han dado los voluntarios a los habitantes de Barbastro, cuando un vecino preguntaba: “¿cómo se ahorra energía en el hogar?”. Los universitarios quieren concienciar a la audiencia de la importancia del desarrollo sostenible, el respeto al medio ambiente y la “regla de las 3 R”- reducir, reutilizar y reciclar-.

“¿Cómo es posible que las bombillas de bajo consumo no quepan en los plafones actuales?”. “¿Tengo que cambiar todas las lámparas de mi casa cuando sólo pueda poner bombillas de estas tan feas?” Dudas y quejas asaltaron a los asistentes, que pusieron a prueba a los miembros de la Caravana. “¿Cómo se fabrica un jabón ecológico?”. Algunas participantes ya lo sabían, ya que lo hacían ellas mismas cuando eran jóvenes.

El Centro de Infantil y Primaria Alto Aragón han sido, junto con el Pedro I y los institutos Hermanos Argensola y Martínez Vargas, los centros elegidos para recibir a los voluntarios. En todos ellos la reacción y participación de los alumnos, padres y profesores ha sido magnífica. José y Ana, Noelia y Marta han sido los encargados de dirigirse a los alumnos de 6º de Primaria del Alto Aragón. Los alumnos han prestado toda su atención a los estudiantes de la Universidad de Zaragoza, que les han dado una charla con el apoyo de una presentación en Power Point. Y para que a los niños les entre ya el gusanillo del reciclaje y despejen sus dudas con los materiales más complicados de clasificar, han cerrado su visita con un juego en el que los chavales han tenido que depositar los residuos en los distintos contenedores, verde claro, verde oscuro, azul o amarillo. “No sabía lo que era un Punto Sigre ni un Punto Limpio, ahora lo diré en casa y empezaré a utilizarlos”, ha comentado Teresa, de 6º de Primaria. Así que a pesar de conocer mucho, no todo lo conocían. Los voluntarios han cumplido su función a la perfección.

Mañana más. La caravana llega a Ejea. Una misma cuestión flotará en el ambiente ¿Se han preguntado alguna vez la definición de desarrollo sostenible? La respuesta, muy reveladora: “Es el consumo que no compromete a generaciones futuras”.

Etiquetas