Despliega el menú
Sociedad

GENTE

Mucho ruido y poca Paris

La heredera de la cadena hotelera Hilton hizo acto de presencia ante los medios con más de tres horas de retraso sobre la hora prevista.

Paris Hilton posa ante los medios
Mucho ruido y poca Paris
L.S.

Paris Hilton nunca pasa desapercibida y en su visita a Zaragoza tampoco iba a ser menos. La flamante hija del magnate hotelero tenía previsto un acto a las 22.00 de este viernes en el concesionario de BMW en la avenida Alcalde Caballero. Pero tres horas después la rubia todavía no había hecho acto de presencia. Finalmente, apareció a la 1.20 de la noche, posó durante un minuto para los medios y los asistentes que quedaban, y se marchó.

Al parecer, unas molestias en el tobillo, dolor de estómago y nervios fueron los causantes del retraso. Un miembro de la agencia organizadora del evento comentaba que la joven no paraba de llorar y había sufrido un ataque de ansiedad. Sea cierto o no, el caso es que todo ello pareció esfumarse cuando Paris pisó la alfombra rosa del concesionario y se pavoneó ante los flashes. Después de este episodio, quedaba en el aire su asistencia a la fiesta de presentación de su escudería de motos en la Sala Oasis de Zaragoza, de la que era anfitriona

Esta no es la primera vez que Paris Hilton causa quebraderos de cabeza a las empresas que la contratan como imagen. Precisamente, este jueves se supo que Supermartxé, marca con la que comparte equipo de motociclismo y con la que firmó un contrato de exclusividad de imagen, va a demandarla por reiterado incumplimiento de contrato.

Una visita fugaz

La joven viajó hasta Zaragoza este jueves para presentar a su equipo de motos, después de comer en Barcelona con el publicista Risto Mejide. Se desplazó en AVE y llegó a la estación de Delicias a las 19.47 sin hacer mucho ruido.

Antes de que se abriera la puerta del vagón Club que ocupaban Paris y sus acompañantes, cuatro guardaespaldas la esperaban en el andén. Nada más bajar del tren, lo primero que hizo fue mirar su móvil, seguramente para anunciar en Twitter su llegada.

El viaje en AVE, o "tren bala" como lo llamó ella en su Twitter, debió ser muy divertido, tal y como lo cuenta en la red social donde ha 'colgado' fotos del AVE y su llegada a la capital aragonesa.

A continuación, Paris se dirigió al hotel Reina Petronila, donde generó más expectación que en la estación. Allí la esperaban, además del personal del hotel, varios adolescentes y un grupo de alumnas de un colegio cercano acompañadas de sus madres. Después de saludar a las niñas e intentar firmar autógrafos (sin mucho éxito, ya que no funcionaba el bolígrafo que le habían dejado), y de rechazar un bocadillo que le ofrecía un reportero, entró en el hotel, donde descansó y, al parecer, sufrió un ataque de ansiedad.

Paris apenas estará unas horas en Zaragoza, ya que está prevista su presencia en la sesión de entrenamientos del sábado en el circuito de motociclismo de Cheste, en Valencia.

Etiquetas