Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

.

¿Alguien usa los urinarios públicos?

La pregunta de hoy es: "¿Cuántas cabinas de urinarios públicos tenemos en las calles de Zaragoza? ¿Se usan mucho? ¿Cuánto dinero nos cuesta?". Una vecina curiosa plantea su cuestión sobre estos elementos del mobiliario urbano.Pregunta: RAQUEL DOMÍNGUEZ, estudiante zaragozanaContesta: Servicios Públicos del Ayuntamiento de Zaragoza

Quién no ha entrado alguna vez a unos céntricos grandes almacenes solo para ir al baño? ¿O ha utilizado los servicios de una cafetería del paseo de la Independencia, sin tomar ninguna consumición? En Zaragoza existen urinarios públicos en la calle, aunque son poco conocidos y pasan desapercibidos en los paseos urbanos.

Raquel Domínguez, estudiante zaragozana, cruza a diario el paseo de la Independencia, donde hay una de estas cabinas. "Nunca he entrado, pero siempre me llama la atención. No he visto a nadie acceder a uno de estos urinarios. Quería saber cuántos hay en Zaragoza y si tienen mucha utilidad. ¿Cómo funcionan? ¿Y cuándo dinero le cuesta a la ciudad mantener estos urinarios?", pregunta esta joven.

Fuentes de Servicios Públicos del Ayuntamiento señalan que en Zaragoza hay 20 urinarios instalados en la calle: 14 de uso público y 6 para los conductores de TUZSA, al final de algunas líneas de autobús. Los mingitorios públicos están en el paseo de la Independencia esquina con la calle Costa, en la confluencia de Luis Bermejo y el paseo de Isabel la Católica, en la plaza Aragón, en la plaza de las Canteras, en el paseo de las Damas, en el parque del Tío Jorge, en el paseo de la Constitución esquina con la calle Escar, en el parque Pignatelli, en el paseo de Echegaray a la altura de la calle Jardiel, en el parque de Torrerramona, en el parque Castillo Palomar, en Cesáreo Alierta cerca del pabellón Príncipe Felipe y dos en el parque Primo de Rivera.

Según el Ayuntamiento, el año pasado se registraron 22.995 entradas en los urinarios, una media de 63 usos al día, aunque poquísimas de ellas fueron en los de acceso público. Los puntos más utilizados son dos de las cabinas instaladas para conductores de autobús, en la calle Fanlo (en el barrio de Casablanca) y en el paseo del Canal (en Torrero). Y los meses con más usos fueron julio y septiembre. "El uso ciudadano es simbólico", admiten fuentes municipales.

Los urinarios se instalaron en el año 2002 (excepto uno en 2006) y están incluidos en la contrata de mobiliario urbano, que lleva la empresa JCDecaux, igual que las marquesinas, los mupis o los quioscos. "Al Ayuntamiento no le cuesta dinero, porque está incluido en la contrata de mobiliario. Es un servicio público más", afirman las fuentes citadas.

El funcionamiento de estas cabinas es muy sencillo. El ciudadano debe introducir 30 céntimos y se abre la puerta. Dentro, recuerda a los baños de un tren o un avión. Después de cada uso, se limpia con agua a presión. Fuentes de Servicios Públicos explican que la empresa JCDecaux se encarga de hacer una limpieza general a diario. Los dispositivos mecánicos y eléctricos se revisan una vez a la semana.

Etiquetas