Sociedad
Suscríbete

La costumbre del ministro de Agricultura que ya tenía uno de sus predecesores

Luis Planas afirma que come lácteos pasados de fecha y recuerda la famosa frase de Arias Cañete.

Luis Plana continúa al frente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Aimentación.
Luis Plana continúa al frente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Aimentación.
Fernando Villar/EFE

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha afirmado que este mismo martes ha consumido un "producto lácteo" pasado de fecha de consumo preferente, tras recordar que el extitular de su departamento Miguel Arias Cañete dijo hacer lo mismo con los yogures.

"Hoy mismo he consumido un producto lácteo cuyo consumo preferente estaba situado a finales de diciembre y no pasa nada", ha afirmado Planas durante una entrevista en el programa de radio Julia en la Onda, de Onda Cero.

El actual titular del Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha indicado que dice esto "con todas las cautelas" y que "evidentemente hay que seguir las recomendaciones del fabricante desde el punto de vista de la seguridad alimentaria".

Planas ha hecho estas declaraciones tras ser preguntado por la prácticas que dijo hacer el exministro Cañete, que en 2013 afirmó que se comía los yogures independientemente de su fecha de caducidad.

"Es un tema muy técnico. La Comisión Europea (CE) iba a hacer una propuesta sobre los temas de consumo preferente y de fechas de caducidad porque hay un margen de maniobra que hay que aprovechar, y lo que decía Miguel Arias (Cañete) yo lo comparto", ha manifestado Planas.

Prevención del desperdicio alimentario

La caducidad de los alimentos ha salido a colación del proyecto de ley de prevención del desperdicio alimentario que ha aprobado este martes el Consejo de Ministros, un proyecto idéntico al de la pasada legislatura -que no dio tiempo a aprobar- y que entrará en vigor el 1 de enero de 2025, según el calendario previsto.

Planas ha reiterado que si bien se trata de un proyecto prescriptivo que estable obligaciones, con multas que pueden llegar a los 500.000 euros, es sobre todo una ley muy pedagógica para prevenir el desperdicio alimentario.

"Los alimentos son muy costosos de producir desde un punto de vista económico, ambiental... y por eso hay que aprovecharlos al máximo", ha dicho.

Ha ilustrado que el 40% del desperdicio alimentario se da en la fase de transformación, otro 40% en los hogares, un 15% en la restauración y un 5% en la distribución.

Se ha centrado en las familias y ha señalado que el objetivo de la ley es que de logre reducir al menos un 50% del desperdicio en lo que se refiere al consumo doméstico y la distribución.

En ese sentido, ha destacado la importancia de conservar bien los alimentos y de consumir antes aquellos cuya fecha de caducidad esté más próxima.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión