Sociedad
Suscríbete por 1€

Tercer Milenio

Cosas de la vida

El aceite esencial de lavanda como ansiolítico: ¿mito o realidad?

Tradicionalmente, el aceite esencial de lavanda se ha usado contra la ansiedad. Aunque ya hay evidencias científicas que corroboran este efecto, se necesita seguir investigando.

Los aceites esenciales son compuestos aromáticos extraídos de plantas, normalmente de la flor
Los aceites esenciales son compuestos aromáticos extraídos de plantas, normalmente de la flor
Katya Alagich / Pexels

Hace unos días acudí a una masajista profesional. Cuando me aplicó el lubricante en la espalda, me explicó que se trataba de aceite esencial de lavanda, el mejor para calmar la ansiedad. En ese momento se despertó el duende escéptico que habita en mí. Los aceites esenciales se han usado tradicionalmente en masajes y aromaterapia por sus supuestos efectos terapéuticos, pero no sabía hasta qué punto contaban con evidencias científicas. En vez de cuestionar a la profesional en el momento y perturbar la paz del masaje, esperé a llegar a casa para buscar artículos científicos que me pudieran aclarar.

Los aceites esenciales son compuestos aromáticos extraídos de plantas, normalmente de la flor. Como su aplicación directa sobre la piel puede resultar abrasiva e incluso tóxica, se mezclan con aceites base como el de almendras. En concreto, el aceite esencial de lavanda contiene linalool y acetato de linalilo, considerados compuestos bioactivos porque tienen un efecto en el organismo. Varias investigaciones han demostrado que se unen a receptores celulares propios de las neuronas, regulando así el impulso nervioso y provocando un efecto sedante. No obstante, este tipo de estudios se han llevado a cabo con roedores de laboratorio, por lo que hay que ser cautos a la hora de extrapolar los efectos a los humanos.

Como me dijo la masajista, el aceite esencial de lavanda se ha usado tradicionalmente para reducir la ansiedad. Hay estudios que parecen corroborar este efecto, sobre todo cuando se ingiere vía oral. Por ejemplo, en 2019 se publicó un artículo en 'Nature' que evaluaba la eficacia de Silexan, una cápsula con los bioactivos de la lavanda. Los resultados confirmaron su capacidad ansiolítica, aunque también se produjeron efectos secundarios como náuseas y diarrea. Igualmente, los autores del estudio ven necesario que se lleven a cabo más investigaciones sobre Silexan, para tener así una imagen más completa de su acción.

En cuanto a la aromaterapia y el masaje, los efectos del aceite esencial de lavanda son menos concluyentes. Por un lado, se ha comprobado que los bioactivos son absorbidos por el organismo tanto por inhalación como a través de la piel. A los cinco minutos del comienzo del masaje ya se detectan en el torrente sanguíneo y duran hasta noventa minutos después. También hay estudios que encuentran correlaciones entre estas técnicas y una reducción del estrés y la ansiedad. En concreto, la aromaterapia parece ser la más efectiva a corto plazo, mientras que los efectos del Silexan duran más en el tiempo.

Por otro lado, hay científicos que se muestran prudentes a la hora de sacar conclusiones. Principalmente, critican la heterogeneidad de los estudios. En cada uno se utiliza una metodología diferente, la composición de los aceites esenciales de lavanda no siempre es la misma o incluso esta no se reporta claramente. Por eso, piden que los métodos se estandaricen para que se puedan determinar claramente los efectos de los distintos bioactivos y en qué concentraciones son eficaces.

De entre todos los aceites esenciales, el de lavanda es el que cuenta con más evidencias científicas respecto a su papel contra la ansiedad. No todo lo que se dice sobre los aceites esenciales es pseudociencia, aunque aún queda mucho por investigar en este campo. Dado que el 14,5 % de las personas en Europa tienen ansiedad, corroborar científicamente el rol de los remedios tradicionales contra esta afección es crucial, así como informar con rigor a la población, ya que su uso incorrecto puede llevar a intoxicaciones.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de ciencia 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión