Sociedad
Suscríbete por 1€

Los docentes españoles son los que más años precisan para alcanzar el salario máximo

Un maestro de primaria necesita 39 años para alcanzar la retribución más elevada, mientras que un holandés lo logra con solo 18.

Estudiantes del Instituto Goya de Zaragoza atienden al profesor al inicio de una clase, en una imagen de archivo.
Estudiantes del Instituto Goya de Zaragoza atienden al profesor al inicio de una clase, en una imagen de archivo.
Guillermo Mestre

Un profesor español primaria de la enseñanza pública necesita 39 años para alcanzar el salario máximo, que un holandés logra en solo 18. Así consta en un informe de la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT, que pide aprobar una subida salarial con motivo de la entrada en vigor de la reforma educativa, negociar el desarrollo de la carrera profesional, rebajar el número de alumnos a cargo de un docente y la reducir la carga lectiva.

Entre las conclusiones de la investigación figura el hecho de que los docentes aún no han recuperado el poder adquisitivo perdido con el tijeretazo de 2010, de modo que sigue estando por debajo de la media de la Unión Europea y la OCDE, tanto en primaria como en secundaria.

Las retribuciones también varían sustancialmente según la comunidad autónoma en la que trabaje el interesado. Las diferencias pueden superar los 400 euros mensuales si un docente cambia de destino, sobre todo si se desplaza a los territorios insulares, Ceuta y Melilla.

De acuerdo con un informe del sindicato que compara los salarios de 14 países de la Unión Europea y la OCDE, la remuneración inicial de los maestros españoles, que se cifra en 30.550 euros, se halla solo por encima de los docentes de Francia (26.537), Italia (24.297) y Portugal (22.351). Sin embargo, los ingresos máximos al final de su carrera profesional (43.526 euros) están por debajo de todos ellos, salvo sus homólogos de Italia (35.373), y solo ligeramente por encima de los finlandeses (43.273). Estos alcanzan su punto más alto en lo que atañe a las retribuciones después de veinte años de trabajo.

Los docentes de educación primaria de Luxemburgo y Suiza son los que registran los salarios máximos más altos, 119.057 y 114.246 euros, respectivamente. Llama la atención la retribución de los Países Bajos (73.201 euros), que casi dobla el sueldo máximo de los maestros españoles (43.526) al cabo solo de 18 años de servicio.

En el estudio quedan excluidos aquellos países con indicadores del nivel de vida muy inferior para no distorsionar las medias. Sí que se incluye a Luxemburgo, tenido como uno de los estados con mejores remuneraciones para sus docentes. Para la responsable del Sindicato de Enseñanza Pública de UGT, Marisa Vico, desde los recortes que se produjeron en España a partir de 2010, las distancias con Europa y la OCDE han subido "significativamente". Mientras que los países más avanzados recuperaron el poder de compra perdido a partir de 2015, en nuestro país, en 2020, hay una distancia salarial de más de cinco puntos.

Vida profesional

Los datos sitúan a España, en todas las etapas educativas, en el undécimo lugar de los 14 países analizados, posición que se convierte en la duodécima al final de la carrera docente, salvo en el caso de la ESO, en la que se mantiene el undécimo lugar. Por añadidura, el incremento salarial se realiza en un porcentaje muy diferente. Si en Francia aumenta más del 70% y en Portugal casi un 116%, en España el salario solo crece un 42% a lo largo de toda la carrera docente. En Italia, el único país destacadamente por debajo, los incrementos para alcanzar el salario máximo se cifran en un 50% y se adquieren cuatro años antes que los docentes españoles.

Las diferencias salariales dentro de España se agrandan en muchos casos a lo largo de la carrera profesional, llegando a superar los mil euros mensuales en primaria y los 800 en secundaria. Sin tener en cuenta a las comunidades insulares y a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, que presentan características especiales, los salarios más altos los obtienen los docentes de Asturias, Murcia y País Vasco, mientras que los más bajos se encuentran en Extremadura, Andalucía y Castilla y León.

Un caso aparte lo representa la situación del profesorado madrileño de secundaria y FP del sector público. Estos profesionales, si bien pueden ir incrementando significativamente el importe que perciben a lo largo de su carrera, son incapaces de compensar el hecho de percibir unas retribuciones iniciales de las más bajas del país. Esta desventaja supone que, pese a ser una de las comunidades autónomas más ricas, sus docentes reciben unas retribuciones inferiores al resto, exceptuando al profesorado extremeño -el que menos retribuciones tiene-, andaluz, castellano y leonés y aragonés.

En lo que concierne a la gestión retributiva que tienen las distintas administraciones educativas, UGT también subraya la disparidad de criterios a la hora de aplicar complementos y retribuciones a los docentes en cada comunidad autónoma, a pesar de ser cuerpos estatales.

El complemento de formación permanente es el mejor ejemplo. Las cantidades que se perciben por él oscilan entre los 420 euros mensuales en Extremadura y los 613 mensuales de la Comunidad Valenciana, a pesar de ser necesarios los mismos requisitos para obtenerlo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión