Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

Matemáticas contigo

¿Deportistas matemáticos o matemáticos deportistas?

La realidad sorprende. A continuación presentamos personas extraordinarias en cuyas vidas matemáticas y deportes de alta competición se unen.

La matemática austriaca Anna Kiesenhofer, medalla de oro de ciclismo en ruta en los Juegos Olímpicos det Tokio 2020.
La matemática austriaca Anna Kiesenhofer, medalla de oro de ciclismo en ruta en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.
Christian Hartmann / Reuters

Justo acababa de llegar a la recepción del hotel donde se celebra un congreso de matemáticos durante los próximos días. La pandemia ha obligado a suspender, retrasar o realizar en modalidad virtual numerosas reuniones científicas. Contra viento y pandemia, la organización había mantenido la cita anual. Educadamente la recepcionista me preguntó si acudía al evento, a lo que respondí afirmativamente. En ese momento, oí la misma pregunta a otro recién llegado. Instintivamente giré la cabeza para comprobar si lo conocía. Mi cara se transformó en sorpresa cuando escuché su respuesta: “¿Acaso tengo pinta yo de matemático?”.

Nunca he pensado en el aspecto que tiene un matemático. Como en cualquier profesión, hay de todo. Del genio matemático y físico húngaro-estadounidense John von Neumann, se cuenta como anécdota los elegantes trajes hechos a medida que vestía. Unas pocas horas antes de esa misma mañana de finales de julio, la matemática austriaca Anna Kiesenhofer ganaba la medalla de oro en la prueba de ciclismo en ruta de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Esta doctora en Matemáticas por la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) había defendido su tesis en el campo de la geometría simpléctica en 2016. Supongo que tampoco ella se ajustaba a los cánones o imágenes sociales de una matemática.

Anna Kiesenhofer estudió un doble grado de Matemáticas y Física en la Universidad de Viena, y a continuación obtuvo su máster en Matemáticas en la Universidad de Cambridge. En 2012 se unió al Laboratorio de Geometría y Sistemas Dinámicos de la UPC para desarrollar su doctorado con la profesora Eva Miranda. Además de su doctorado, en ese mismo año de 2016, ganó la Copa de España de ciclismo y la tercera etapa del Tour Cycliste Féminin International de l’Ardèche, coronando primera el mítico puerto de Mont Ventoux.

La fama como futbolista de Harald Bohr fue tal que, cuando defendió su tesis en 1910 en la Universidad de Copenhague, entre el público asistente había más fans del deportista que personas del ámbito matemático

El danés Harald Bohr (1887-1951), hermano del premio Nobel de Física 1922, Niels Bohr, estudió Matemáticas en la Universidad de Copenhague, donde se licenció en 1909 y obtuvo su doctorado un año más tarde. En colaboración con el matemático alemán Edmund Landau probó el conocido teorema de Bohr-Landau, que describe la distribución de los ceros de la famosa función zeta de Riemann. Además de buen matemático, fue un excelente jugador de fútbol, al igual que su hermano Niels. Fue seleccionado para participar en los Juegos Olímpicos de Londres (1908), donde realizaron un brillante torneo y obtuvieron la medalla de plata al caer contra los anfitriones en la final por 0-2. Jugaba de delantero con el número 4 y marcó dos tantos durante el campeonato. Su fama como futbolista fue tal que cuando defendió su tesis en 1910 en la Universidad de Copenhague, entre el público asistente había más fans del deportista que personas del ámbito matemático.

No es el único caso de futbolista matemático. El defensa inglés Glen Johnson, 54 veces internacional, obtuvo el grado de Matemáticas por la Open University, (Universidad a distancia británica). El defensa central camerunés, nacionalizado francés, Jean-Alain Boumsong, que jugó en diferentes clubes europeos, como el francés Le Havre, el Glasgow Rangers escocés o la Juventus de Turín, así como en la selección francesa, se graduó en Matemáticas por la Universidad de Le Havre en 2006.

El matemático más alto del mundo juega al baloncesto

Sergio Olmos Pardo se presenta a sí mismo como 'el matemático más alto del mundo'. Con sus 2,13, este pivot alicantino ha jugado en numerosos equipos profesionales de la Federación Española de Baloncesto. A los 17 años se marchó a Estados Unidos, donde se graduó en Matemáticas en la Universidad de Temple en 2009 y jugó en el equipo universitario. Completó su formación con un segundo grado en Economía y Estadística (2016) por la británica Open University y un máster en Bioinformática y Bioestadística (2018) por la Universidad de Barcelona. Actualmente aplica sus conocimientos de Estadística Avanzada en el Instituto de Salud Avanza de Barcelona (ISGlobal), es consultor de ciencias de datos para el Alba de Berlin y en su blog presenta números estudios aplicados al baloncesto.

John Urscher, jugador de línea ofensiva en fútbol americano, jugó tres temporadas en el Baltimore Ravens de la NFL hasta que anunció su retirada en julio de 2017. En 2013 fue el primer jugador de esta competición en publicar un artículo de investigación en una revista especializada de matemáticas. Se había graduado en Matemáticas un año antes por la Penn State University, donde también obtuvo su Máster. En 2016 inició su tesis doctoral en el prestigioso MIT (Massachusetts Institute of Technology), sobre teoría espectral de grafos, álgebra lineal numérica y aprendizaje automático ('machine learning'). Justo el 5 de este agosto de 2021, ha logrado el título de doctor en Matemáticas con la tesis titulada 'Topics in Applied Linear Algebra'. A día de hoy, tiene más de 15 publicaciones de investigación (algunas sobre mecánica celeste) y es coautor de su autobiografía (junto a su mujer, la escritora Louisa Thomas) titulada 'Mind and Matter: A Life in Math and Football' ('Mente y materia: una vida de matemáticas y fútbol americano'). Se cree que su temprana retirada tuvo relación con el estudio científico que constataba la aparición de la enfermedad encefalopatía traumática crónica en jugadores fallecidos de este deporte y que se recoge en la película 'La verdad duele' (2015).

Una carrera inversa (y también con autobiografía, 'Courting Triumph', 1978) hizo la tenista británica Sarah Virginia Wade. Tras graduarse en Matemáticas y Física por la University of Sussex en 1966, realizó una brillante carrera deportiva. Ganadora de 3 de los 4 Grand Slam, US Open (1968), el Abierto de Australia (1972) y Wimbledon (1977), fue la última británica en ganar Wimbledon, justo en su centésima edición. En 1982 fue la primera mujer en entrar a formar parte del Comité de Wimbledon y en 1986 fue nombrada Oficial de la Orden del Imperio Británico. Ingresó en Hall de la Fama del Tenis Internacional en 1989.

En nuestra tierra, el zaragozano Juan José Royo Espallargas todavía mantiene desde 2001 el récord de Navarra tanto en salto de longitud al aire libre con 7,60 m (año 2001) como el de pista cubierta con 7.56 (año 2000). Tras 19 años saltando por encima de los 7 metros, todavía participa en competiciones de atletismo para veteranos. Consiguió su título de doctor en Matemáticas por la Universidad de Zaragoza en el año 2008 con una tesis codirigida por José E. Galé y el autor de este artículo. Ha sido autor de varias publicaciones científicas.

Para conseguir triunfar en el deporte, al igual que en el estudio y en la investigación, se necesita aunar aptitudes físicas y mentales, entrenamiento, preparación y un constante afán de superación. Tal vez la 'pinta' que tiene un matemático se encuentra en el interior, y solo estas cualidades son visibles para aquellos que las aprecian. Abandoné la recepción sin mirar atrás y con una media sonrisa en boca, confirmando, “no, no tienes pinta de matemático”. 

Pedro J. Miana Departamento de Matemáticas, Facultad de Ciencias, Universidad de Zaragoza

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de ciencia

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión