Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Muere la anciana a la que su marido daba serenatas desde el patio del hospital

Stefano Bozzini tocaba el acordeón y cantaba a su esposa, Carla Sacchi, para amenizarle su estancia en el hospital. 

Stefano Bozzini acaricia a su mujer, Carla Sacchi, en su casa.
Stefano Bozzini acaricia a su mujer, Carla Sacchi, en su casa.
Patricia Barbieri vía Facebook

La historia de amor protagonizada por el matrimonio Stefano Bozzini y su esposa Carla Sacchi no ha tenido un final feliz. Hace unas semanas, el anciano tocaba el acordeón y cantaba desde el patio del hospital en que estaba ingresada su mujer, de la que no se había separado en los 51 años que llevaban casados. Pese a que Carla Sacchi fue dada de alta después de aquellas serenatas de Stefano, finalmente no ha podido superar la enfermedad que padecía, un cáncer, y ha fallecido. 

Stefano Bozzini, de 81 años, acudía cada mañana al hospital donde se encontraba ingresada su esposa, a quien le estaban haciendo unas pruebas de cáncer. No podía estar con ella por las extremas restricciones a la que obliga la pandemia de coronavirus. Pero Maurizio Bozzini, hijo de Stefano, explicó que preguntaron a las enfermeras si podían disponer de unos minutos en un patio exterior del hospital para que su padre pudiera tocar dos o tres canciones a su mujer, que miraba por la ventana, y así hacerla feliz durante ese tiempo. Y así lo hicieron.

Stefano, de 81 años, toca el acordeón ante el hospital en el que está hospitalizada su esposa.
Stefano, de 81 años, tocando el acordeón ante el hospital en el que estaba hospitalizada su esposa.
Valerio Marangón

Pero aunque pudieron reencontrarse después de aquella etapa de hospital, su esposa falleció apenas dos semanas después de abandonar el centro médico, ha explicado a través de Facebook la alcaldesa de Piacenza, Patrizia Barbieri. "La historia de Stefano Bozzini y su esposa Carla dio la vuelta al mundo: en esa serenata bajo las ventanas del hospital de Castel San Giovanni, todos reconocimos el amor, en la sencillez e inmediatez de su lenguaje universal. Hoy, la enfermedad ha roto su abrazo y me gustaría dirigir un pensamiento especial a ambos, en la emoción de toda la comunidad de Piacenza", ha escrito en la red social.

"También me gustaría agradecer al señor Stefano por ese gesto de ternura que nos recordó lo que realmente significa amarnos. Hacer todo para que la otra persona no se sintiese sola, encontrando la forma de superar cualquier barrera. Para nosotros, que hemos tenido el privilegio de mirar desde la puerta de nuestra casa esta maravillosa historia, las notas de ese acordeón siempre sonarán como un eco de esperanza en este año tan difícil", añade.

En opinión de la alcaldesa, la pareja de ancianos simboliza "el desapego, lamentablemente experimentado por tantos conciudadanos" que no pudieron caminar sus últimos pasos en compañía. Asimismo, "dan testimonio de la fuerza de un sentimiento que ningún virus, ninguna enfermedad puede extinguir o debilitar".

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión