Despliega el menú
Sociedad

Josep María Mainat: "Siento haber lanzado estas acusaciones por una intuición"

El productor se muestra "aliviado" después de que el juez haya puesto una orden de alejamiento a su mujer.

Josep Maria Mainat, este domingo, a su llegada a los juzgados.
Josep Maria Mainat, este domingo, a su llegada a los juzgados.
EP

Josep María Mainat acudió al juzgado donde permaneció más de dos horas declarando sobre lo sucedido la madrugada del 22 al 23 de junio, cuando presuntamente su mujer, Ángela Dobrowolski, intentó acabar con su vida induciéndole un coma hipoglucémico al inyectarle varias dosis de insulina. También ella acudió, pero no se vieron las caras al declarar en salas distintas.

El juez instructor del caso decretó una orden de alejamiento a Ángela de 1.000 metros tanto con respecto a él como a sus dos hijos de 8 y 4 años, además de la retirada del pasaporte y la prohibición de salir del país. "El juez ha decretado que no vaya a la cárcel y me ha concedido lo que yo solicitaba, que es una orden de alejamiento porque tengo miedo a que pase algo y no quiero que pase. Yo no quería que mis hijos leyesen o dijesen que yo había enviado a su madre a la cárcel", aclaraba el productor, aliviado de momento porque está manteniendo a sus hijos en una burbuja.

La de este domingo fue la primera vez que Mainat habló en público sobre lo sucedido: "Hay muchos puntos de esa noche que no veo claros por eso he pedido que se investigue qué pasó. Cuando me desperté, estaba muy aturdido y lo último que recordaba es que Ángela me había puesto unas inyecciones. En aquel momento hice una conexión obvia: 'Me ha querido matar'. Pero siento haberla hecho porque me parece excesivo por una simple intuición haber lanzado estas acusaciones".

Aseguraba ayer no tener rencor hacia la madre de sus hijos y afirmaba que el móvil no es la infidelidad, ya que sostiene que ellos no eran pareja desde enero. Negó, así, que vivieran juntos. "Ella vivía en un piso con su pareja y venía a casa a ver a los niños. Yo lo sabía porque ella me lo contaba", aclaró el productor. La noche de autos reconoce que mantuvieron una discusión muy fuerte porque él le dijo que al día siguiente iba a interponer definitivamente la demanda de divorcio, algo que habían ido postergando por la pandemia.

En este sentido, Mainat se mostró muy compasivo con su todavía mujer e indicó que los problemas comenzaron cuando tomó la decisión de separarse. "Necesita ayuda y vamos a solicitar un examen psicológico, sobre todo porque yo quiero que mis hijos tengan una madre y que la puedan ir a ver. Ella no tiene siempre el mismo estado anímico. A veces me envía mensajes en un tono y horas más tarde en otro", reconocía a la salida del juzgado.

El productor pidió a los medios que separen ambas causas porque no se cruzan. Por un lado se debe acordar el tema familiar (divorcio, vivienda, pensiones y custodia de los dos hijos), procedimiento que le lleva otra abogada que no es la penalista Olga Tubau, que le acompañaba por la acusación de homicidio. "Lo familiar va a seguir por otra vía y a lo mejor llegamos a un convenio rápido o no, ya veremos. Espero que termine el frikismo este de la vivienda, porque esto está distrayendo de lo fundamental. A partir de ahora va a comenzar la instrucción y hay una acusación de homicidio que puede suponer muchos años de cárcel. Van a tener que declarar los enfermeros, las personas que estaban en casa, ella misma por descontado", comentaba Mainat.

Este sábado, por cierto, cumplió 74 años, aunque también va a celebrar a partir de ahora la madrugada en la que volvió a nacer. Por su parte, Ángela sigue en pie de guerra y a su salida de los juzgados acusó a su marido de haberse sumado a la petición de la Fiscalía de solicitar su entrada en prisión, algo falso según el auto. Además, anunció su intención de retirarse de la "vida pública", algo que a buen seguro la beneficiara ante la justicia.

Etiquetas
Comentarios