Despliega el menú
Sociedad

divulgación

Borrascas, isobaras... ¿saben tus hijos interpretar un parte metereológico?

Conocer los elementos que intervienen en el clima es un interesante ejercicio didáctico muy entretenido para hacer en familia.

Iconos para el parte meteorológico.
Iconos para el parte meteorológico.
Pixabay

La información del tiempo sigue teniendo un espacio preferente en el 'zapping' televisivo de muchos hogares. Saber qué ropa es la más adecuada para no pasar ni frío ni calor al día siguiente o conocer si el ambiente soleado va a acompañar nuestros planes de ocio durante el fin de semana son inquietudes comunes a toda la familia. No obstante, más allá de las temperaturas máximas o mínimas y de los iconos de soles, de nubes o de lluvia, es probable que más de uno se pierda con los términos específicos de la metereología.

Especialmente los niños, que pueden confundirse con las líneas que atraviesan los mapas o las letras en mayúsculas que marcan cambios de tiempo. Por eso, no está de más, y siempre que haya curiosidad por su parte, sentarse con los más pequeños de la casa a escuchar un parte metereológico y explicarles cuál es cada uno de los elementos que aparecen en pantalla.

Sobre la presión atmosférica

Para entender el funcionamiento de muchas variables meteorológicas es importante conocer la presión atmosférica. Cuando esta es más alta predomina un tiempo seco y bueno, en cambio, si es más baja, habrá un aire más húmedo y peores condiciones climáticas. Este fenómeno se lee mediante lo que se conocen como isobaras, unas líneas características en los mapas del tiempo que marcan el mismo valor de presión atmosférica para distintos lugares. Es decir, en un mapa donde las líneas de isobaras están muy juntas, se está indicando la existencia de mal tiempo porque en poca distancia los valores de presión están cambiando. 

Los vientos, que se mueven en dirección de la rotación terrestre, se dirigen desde las zonas donde hay más presión atmosférica a donde hay menos. Por ello, cuando las isobaras están colocadas en círculos más pequeños, se indica un centro de presión. Puede ser tanto alta, con el símbolo A de anticiclón, que se produce cuando las isobaras siguen el sentido de las agujas del reloj, y baja con el símbolo B de borrasca, cuando las isobaras marcan el sentido contrario. Un anticiclón es sinónimo de altas temperaturas y buen tiempo y una borrasca de inestabilidad.

Otro de los fenómenos de los que se hablan habitualmente en los partes metereológicos son los frentes. Los fríos se representan por líneas de color azul y triángulos en la dirección del frente y traen consigo precipitaciones torrenciales y con fuerte viento. Por otro lado, los frentes cálidos, representados en el mapa con líneas rojas y semicírculos implican un aumento de las temperaturas  y un cielo despejado.

Una vez explicadas las nociones básicas, ¿por qué no animar a los niños a que dibujen cada día en el calendario el símbolo que más se ajusta al tiempo que hace? También en la web de la Agencia Estatal de Metereología se alojan diversos recursos de ocio y entretenimiento que permiten que el público infantil se familiarice más con el tiempo y el clima. A través de Juegos 'online' y cuentos no habrá fenómeno metereológico que se resista.

Apúntate a la newsletter de planes con niños y recibe en tu correo todo tipo de ideas para entretener a los más pequeños de la casa. Consejos, manualidades, juegos, experimentos...

Etiquetas
Comentarios