Despliega el menú
Sociedad

ideas con niños

Cuatro inventos caseros para jugar a espías sin salir de casa

Un detector de huellas dactilares, un amplificador de sonido, tinta invisible…¡Y que empiece la misión!

Los juegos de rol y personajes incrementan la creatividad de los niños.
Los juegos de rol y personajes incrementan la creatividad de los niños.
Freepik

No hay que engañarse, para convertirse en James Bond hacen falta años de experiencia y muchas sesiones de gimnasio, pero ser un espía dentro de casa es bien sencillo con unos cuantos inventos caseros y un poco de imaginación. Averiguar quién se deja la mesa sin recoger, quién ha cogido la última galleta o quién ha desordenado la habitación puede convertirse en la diversión de la tarde. También se puede crear una misión rescate para que el muñeco favorito no caiga en las manos del villano o para esconder un tesoro que solo los pequeños sean capaces de encontrar.

Para ello, se pueden hacer dos equipos (espías y villanos) e intentar pillar a los malos con las manos en la masa, tarea para la que resulta fundamental contar con el material necesario. Bajo estas líneas, el material necesario para hacerlo.

1

Amplificador de sonido

En plena misión de espías, es importante saber de qué habla el enemigo. Con un globo y un bote de cristal se puede hacer un amplificador que permita escuchar a través de las paredes. Solo es necesario cortar la boquilla del globo y poner la parte inferior a modo de tapa en el bote de cristal. Pegando la parte del globo a la pared y el oído a la parte de cristal, se escuchará con más claridad la conversación secreta. Eso sí, ¡solo se puede utilizar en el momento de jugar!

2

Detector de huellas dactilares

Para crear el polvo con el que espías y detectives descubren las huellas en la escena del delito se necesita la mina de un lapicero. Se escacha hasta que quede un polvillo y, con un pincel, se aplica sobre la superficie en cuestión. Después, solo hará falta un trozo de celo para coger la huella y poder compararla con las de toda la familia.

3

Tinta invisible

Solo es necesario mezclar agua con el zumo de un limón y escribir con la mezcla en un papel, que solo se podrá leer tras aplicar calor con el secador de pelo o la plancha, por ejemplo.

4

Prismáticos

Se necesitan dos rollos de papel higiénico y un trozo extra de cartón para unirlos, un poco de pintura y una cuerda para colgar para crear unos prismáticos de auténtico espía. Si además se tienen alguna lupa, se pueden incluir como cristales para una visión más profesional. Si no, se puede utilizar el plástico de una botella.

Para recibir más planes y propuestas con niños, suscríbete a la newsletter de Heraldo.

Etiquetas
Comentarios