Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Transferencia

Una nueva tecnología para manipular nanomateriales

María Pilar Lobera consiguió el tercero de los premios Triple Hélice de Unizar con una nueva tecnología para generar aerosoles nanoparticulados.

María Pilar Lobera, ingeniera química que investiga en nanomateriales.
María Pilar Lobera, ingeniera química que investiga en nanomateriales.
Unizar

Una encimera que no se raya, un nuevo fármaco, una raqueta más ligera, un móvil flexible… ¿qué tienen en común? Todos contienen nanomateriales, creados a la carta, con propiedades extraordinarias derivadas de su pequeño tamaño.

Para hacernos una idea del orden de magnitud en que nos movemos cuando trabajamos en la nanoescala pensemos que la relación de tamaño entre un 1 nanómetro y una pelota de tenis es la misma que habría entre dicha pelota y el radio del planeta Tierra. Esto hace que la manipulación de nanomateriales sea compleja y requiera un elevado grado de innovación para poder incorporarlos a los procesos productivos. Muchas aplicaciones –como, por ejemplo, los tratamientos superficiales, estudios toxicológicos o formulación de materiales compuestos– necesitan tener los nanomateriales sólidos de partida en forma de aerosol. Algo que no facilita las cosas.

Vistos en detalle, normalmente los nanomateriales se encuentran agregados y son muy difíciles de separar. Esto dificulta la generación de corrientes de aerosol estables formadas por nanopartículas individuales, de forma reproducible. Tanto es así que, actualmente, no existe en el mercado ningún dispositivo que permita conseguir aerosoles de estas características. Hasta ahora.

Gracias al trabajo realizado desde el grupo NFP que lidera Jesús Santamaría en el Instituto de Nanociencia de Aragón, “hemos desarrollado un dispositivo innovador que permite generar esos aerosoles nanopartículados que el mercado estaba demandando. Incluso se han podido dispersar con cierto éxito, materiales tan difíciles de disgregar como los nanotubos de carbono”, explica la investigadora zaragozana María Pilar Lobera, que obtuvo el tercer premio en la última edición del certamen Triple Hélice.

Esta tecnología ha sido patentada por la Universidad de Zaragoza y licenciada a la compañía alemana Vitrocell, y se espera su próxima comercialización para su uso en seguridad y estudios de toxicidad de nanomateriales. Pero esto solo es un prometedor inicio, ya que el grupo NFP donde trabaja Lobera se están explorando ya nuevos campos de aplicación para esta tecnología, en concreto en el área de salud.

Esta sección se realiza con la colaboración de la Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Zaragoza

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios