Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

La ciencia responde

¿Cómo se vigila la radiactividad ambiental?

Radiactividad es una palabra que solemos identificar con peligro. En realidad, el peligro existiría si se superaran mucho los valores de radiactividad existentes de forma natural en nuestro medio ambiente. Por eso, para detectar posibles variaciones, es necesario controlar la radiactividad ambiental. El Labac es uno de los laboratorios encargados de ese control.

Valores de la dosis ponderada debida a la radiactividad ambiental en Aragón. Las variaciones de la dosis están relacionadas principalmente con el tipo de suelo y roca, como vemos sobre este mapa litográfico.
Valores de la dosis ponderada debida a la radiactividad ambiental en Aragón. Las variaciones de la dosis están relacionadas principalmente con el tipo de suelo y roca, como vemos sobre este mapa litográfico.
Labac

¿Qué es la radiactividad ambiental?

Todos los materiales, sean vivos o inertes, son en mayor o menor grado radiactivos con independencia de su estado –sólido, líquido o gaseoso– y de las condiciones ambientales –temperatura, presión, humedad...–. Son radiactivos porque todo cuanto nos rodea: aire, agua, tierra, rocas, seres vivos, etc. emite de forma espontánea diversos tipos de partículas y radiación, a las que hay que añadir la radiación cósmica procedente del espacio. Todo ello constituye la radiactividad ambiental.

¿Todos estamos sometidos a ese bombardeo de partículas y radiación?

Sí. Incluso nosotros mismos somos radiactivos y emitimos partículas y radiación a nuestro alrededor. Todos los materiales que nos rodean en nuestras casas, ciudades y en el campo son radiactivos. Es prácticamente imposible encontrar un material o un lugar exento de radiación.

¿Es peligrosa la radiactividad ambiental?

¿Son peligrosos los garbanzos o las pastillas para dormir? La respuesta es evidente: depende de la cantidad o, en otras palabras, de la dosis, amén del tipo de partículas y radiación que se reciban. La radiactividad ambiental varía de un lugar a otro. En los balnearios, considerados desde la antigüedad como lugares especialmente saludables, la radiactividad ambiental es algo mayor. Las rocas graníticas son más radiactivas que otras rocas; así, la zona de Salamanca y Galicia tiene un suelo más radiactivo que Aragón. Pero eso no significa ningún riesgo ni para la salud de los habitantes de esas zonas ni de los usuarios de los balnearios.

¿Es artificial la radiactividad ambiental?

La radiactividad existe en la Tierra desde su creación. Como la actividad de una sustancia radiactiva disminuye con el tiempo, ahora tenemos menos que en la Edad de Piedra. Actualmente, la radiactividad que recibimos los humanos tiene dos fuentes: las naturales y las artificiales. Las naturales suponen ‘grosso modo’ el 90% de la radiactividad, mientras a la acción humana se debe el 10%. La práctica totalidad de ese 10% se debe a tratamientos médicos y menos de 0,1%, a las explosiones y accidentes nucleares, que es lo que sin duda nos preocupa.

¿Quién mide la radiactividad ambiental?

En Europa el organismo encargado de medir y controlar la radiactividad es Euratom, que en España delega en el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). El CSN ha creado redes de vigilancia y control de la radiactividad ambiental que tienen puntos repartidos por toda España. Existe una red de laboratorios especializados encargados por el CSN de medir y controlar la radiactividad ambiental que se denomina REVIRA (Red de Vigilancia Radiactiva Ambiental). En Aragón el punto de la Red Revira es el LABAC (Laboratorio de Bajas Actividades), ubicado en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza.

¿Cuáles son los efectos de la radiación en las personas?

Las partículas y radiaciones producidas en los procesos radiactivos alteran las moléculas de ADN de las células. Los seres vivos pueden reparar el ADN dañado, pero si la radiación es intensa, el daño es permanente y puede provocar cáncer o enfermedades congénitas. En el caso de extrema intensidad, puede ser mortal a corto plazo. Los seres vivos hemos convivido siempre con las radiaciones y esto nos indica que el riesgo asociado al nivel natural de radiactividad es inapreciable durante la vida de una persona. Los límites de dosis se establecen para evitar un riesgo considerado inaceptable.

La ciencia sigue haciéndose preguntas: ¿cómo descontaminar el medio ambiente?

Hasta hace unos años, la protección radiológica se centraba únicamente en los seres humanos. Esta perspectiva ha evolucionado; actualmente se considera el impacto integral en la naturaleza y la investigación se dirige a la cuantificación del riesgo que implica la transferencia, movilidad y acumulación de la radiactividad en el medio ambiente. ¿Cómo limpiarla? Una de las estrategias que prueban los científicos es la limpieza de suelos o aguas usando seres vivos como hongos o plantas que puedan absorber y concentrar las sustancias radiactivas. Las ventajas de estos limpiadores biológicos frente a los métodos físico-químicos tradicionales son su mayor simplicidad, su más fácil manipulación, la ausencia de lodos y que se trata de una regeneración natural.

El laboratorio

  • El Labac es un laboratorio acreditado por ENAC según la norma ISO 17025.
  • Allí se mide la radiactividad de las aguas de bebida, de los ríos y pozos.
  • Se mide la radiactividad de una dieta tipo que incluye desayuno, comida y cena de una semana cada tres meses.
  • Se mide en continuo la radiactividad del aire durante todo el año tomando muestras semanales.
  • Los datos pertenecientes a la red Revira se envían periódicamente para su control al CSN que, a su vez, los reenvía a Euratom.
  • Los datos encargados al Labac por entes públicos, como ayuntamientos, o por particulares se envían a sus respectivos propietarios.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios