Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Joven

humor

No estás solo: 15 veces en las que el autocorrector 'troleó' una conversación

Su función es facilitar la escritura, pero a veces las cosas no salen como uno espera.

La tecnología avanza a pasos agigantados y lo que era impensable hace 50 años, como tener un ‘smartphone’ que permitiese chatear en tiempo real con alguien que se encuentra al otro lado del globo terráqueo, es hoy una realidad.

Una realidad a la que ya estamos tan acostumbrados que, a veces, sus pequeños fallos ponen a prueba nuestra paciencia. Porque lo cierto es que a todo el mundo le ha pasado algo así:

Para evitar esto y permitir una escritura más ágil, existe la herramienta llamada autocorrector que se puede activar y desactivar a gusto del consumidor accediendo a ella a través de los ajustes del teclado. Aunque, todo sea dicho, dado que el predictivo va ampliando su diccionario en función de la actividad que registra, si tienes tendencia a escribir rápido y sueles fallar al escribir alguna palabra, el predictivo entenderá que es una palabra correcta que debe aprender y la incluirá en el archivo, de forma que aumentarán las posibilidades de que se cuele en una conversación.

Pero más allá de que el autoaprendizaje no tenga filtro, el principal problema del corrector es otro: a veces corrige lo innecesario y otras no corrige lo indispensable. Esto se produce cuando su predicción por similitud de letras sustituye lo escrito por palabras que terminan construyendo una frase que poco o nada tiene que ver con el sentido inicial de la que quería escribirse, dando lugar a malentendidos y alguna que otra situación de bochorno, como cuando decide que en vez de decir ‘consomé de mi abuela’ querías decir ‘condones de mi abuela’, cuando “que tengas un buen día” se convierte en “qué tetas un buen día” o incluso acabas despidiéndote con “un salido”, en vez del tradicional ‘saludo’.

La clave para que todo quede en una anécdota es aclararlo, tomárselo con humor y, si te atreves, compartirlo en Twitter, “para que podamos reírnos todos”.

Etiquetas
Comentarios