Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

La vida de las piedras

Geología invisible en un laboratorio gigante

Con la confianza que da tener millones de años disponibles, un sinfín de procesos geológicos cincela pausadamente el paisaje pirenaico. Discretos, sin hacer ruido, rebajan desigualmente la altura de las montañas modelando su figura, acusando sus desniveles. Esta es la historia de cómo se mide lo invisible, de cómo se trabaja en el laboratorio más maravilloso del mundo: las montañas.

Losetas en el macizo de Cotiella, un laboratorio de excepción
Losetas en el macizo de Cotiella, un laboratorio de excepción
Ánchel Belmonte Ribas

Si las circunstancias acompañan, la roca caliza se disuelve. Incluso si lo hace deprisa, es un proceso lento, invisible a nuestros ojos. Considerando la gran cantidad de montañas calcáreas que tiene el Pirineo y lo propicio de las condiciones geológicas y climáticas para la disolución, se trata de un proceso cuantitativamente importante a escala de la cordillera. ¿Es posible medirlo? ¿Podemos aproximarnos con cifras a lo que se están rebajando nuestras montañas por efecto de la disolución? Veámoslo.

Cotiella, para el que esto escribe, es la montaña más mágica del Pirineo. Por poco no llega a la mítica altitud de 3.000 metros, lo que mantiene a las masas alejadas de ella. Formada principalmente por calizas, es un paraíso para el karst, el conjunto de procesos que tienen que ver con la disolución de esta roca y los relieves resultantes. El paisaje de Cotiella es impredecible y rocoso. Sin concesiones. Montañas calcinadas solo para amantes de la roca desnuda. Un edén geológico y el escenario perfecto para calcular su tasa de disolución.

200 losetas

Para ello, fue preciso coger grandes bloques de los principales tipos de caliza que componen el macizo. De esos bloques se tallaron más de 200 losetas de 5x5x2 cm. Sigladas, barnizadas por cinco caras, secadas en estufa y pesadas con cuatro decimales de precisión, fueron colocadas estratégicamente en diversos puntos. Distintas orientaciones, altitudes, emplazamientos (en superficie o bajo tierra), la intención era controlar todas las situaciones posibles. Al cabo de un año fueron recogidas y llevadas al laboratorio. Allí se lavaron, secaron y pesaron de nuevo. Parece mentira, pero la diferencia de peso era apreciable. La operación se repitió dos años más. Bajo el sol, la lluvia o la nieve, con cantidades de kilos a la espalda que escandalizarían a cualquier traumatólogo, el proceso de colocación, control y recogida de las losetas fue tan duro como espectacular. Convertir estas montañas en un gran laboratorio de trabajo resulta una tarea fascinante.

Gracias a una fórmula matemática sencilla, la pérdida de peso, las dimensiones de cada loseta y la densidad de la roca se traducen en el espesor que ha perdido en su cara libre de barniz y expuesta a la intemperie. Los datos son muy interesantes y aportan una gran información para caracterizar este proceso geológico activo en Cotiella. La orientación, la altitud, las precipitaciones anuales, la ubicación respecto a la superficie, las características de cada tipo de roca… son muchos los factores que controlan la tasa de disolución. Imagino que te estarás preguntando, al menos, cuál es el valor medio de la disolución de Cotiella. Pues bien, su superficie se rebaja por este proceso de media 10,5 milímetros cada 1.000 años. Por más que sea un valor aproximado, nos permite hacernos una idea razonablemente precisa de qué está sucediendo en la actualidad.

Este estudio simboliza lo que muchas veces le ocurre a la geología: el laboratorio convencional se le queda pequeño. La buena noticia es que todo el planeta es nuestro laboratorio. Allí localizamos los problemas y buscamos los datos que nos permiten después modelizar cómo funciona la Tierra. Naturalmente, la disolución no actúa sola. Otros muchos procesos contribuyen a modificar el aspecto del relieve pirenaico. Pero eso ya es otra historia….

Ánchel Belmonte Ribas  Geoparque Mundial de la Unesco Sobrarbe-Pirineos

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios