Sociedad

educación

Dislexia, esa dificultad oculta del aprendizaje

Se supera o se compensa, sí. Pero, en la mayoría de los casos, el precio, el sufrimiento, es demasiado alto. Por eso, para compartir herramientas y experiencias con otras familias nació ‘MonDislexia’, un blog de vida.

Entre otros, la dislexia genera problemas de comprensión lectora, de escritura, de lenguaje y es causa frecuente de abandono escolar
Entre otros, la dislexia genera problemas de comprensión lectora, de escritura, de lenguaje y es causa frecuente de abandono escolar
Freepik

"Mira, yo ya tengo todo este camino recorrido y lo pongo a tu disposición". Así, precisa y enérgica, Mercedes Alonso-Genis define el objetivo de su bolg ‘MomDislexia’. El camino es el recorrido con su hijo Ángel para meter en cintura, para compensar, ese trastorno del aprendizaje, a veces oscuro y difícil de detectar, y que genera problemas de comprensión lectora y de escritura; y el ofrecimiento, lo hace a todas las familias que se sienten incomprendidas, frustradas... y que saben que, para ayudar a sus hijos, van a tener que abandonar la zona de confort y luchar. Y, ahí, en esa lucha diaria, en ese cuerpo a cuerpo con la dislexia, es donde Mercedes tiene muchas herramientas que aportar, para ganar. De hecho, ‘MomDislexia’, que vio la luz en 2016, fue reconocido, el pasado mes de julio, con el premio especial del público al mejor blog personal, otorgado por Heraldo.es, en su quinta edición de los Premios Aragón en Red.

Consejos, recursos, dispositivos tecnológicos, ejercicios físicos y mentales, técnicas, libros, mensajes de ánimo, cariño, mucho cariño, y todas sus vivencias con Ángel forman parte de este valioso decálogo digital para luchar contra la dislexia, que Mercedes se siente en la "obligación" y necesidad de compartir. Y, aunque Ángel -su "carta de presentación", como ella dice- cogió hace mucho tiempo ya las "riendas de su dislexia" -hoy, a sus 20 años, estudia Comunicación Audiovisual en una universidad madrileña-, la lucha de Mercedes continúa.

Los niños con dislexia utilizan el doble de tiempo o más que el resto de sus compañeros en realizar sus tareas escolares.
Los niños con dislexia utilizan el doble de tiempo o más que el resto de sus compañeros en realizar sus tareas escolares.
Freepik

Plataforma de mentores

Siguiendo las líneas de trabajo marcadas por británicos y norteamericanos, esta madre coraje, abogada de profesión y "freelance" en la dislexia, quiere poner en marcha una asociación de mentores, una plataforma digital, en la que ya está trabajando, porque cree, firmemente, que "un niño o adolescente disléxico necesita un mentor, otro disléxico que tiene o ha pasado por problema similares, y que ya cuenta con mayor experiencia"; esto -continúa Mercedes-, no solo les puede resultar de lo más inspirador, sino que puede ser imprescindible para desarrollar la alta autoestima". Y lo mismo ocurre con las familias, que podrían beneficiarse también de otros padres y madres mentores. Además, porque está empeñada en crear comunidad y en que nadie vuelva a sentirse como ella se sintió, en su momento, "eran otros tiempos", reconoce: "sola". Y eso que ella tuvo "suerte", "porque, a pesar de la dislexia profunda que padecía Ángel -comenta-, fue diagnosticado muy pronto, con 6 años, y pudimos comenzar desde pequeño su reeducación". Y esto es muy importante, añade, ya que detectar la dislexia no es fácil y la mayoría de ellos "son tan listos que desarrollan todo tipo de estrategias para pasar desapercibidos en el colegio y evitar, así, el aislamiento e incomprensión que sufren por parte de los demás".

Lamentablemente, la dislexia pocas veces se presenta sola y se hace acompañar, como en el caso de Ángel, de estrés visual, problemas de la lateralización, o altas capacidades e, incluso, TDA (Trastorno del Espectro Autista), en otros muchos casos.

Con sus problemas de lectura y escritura -que no de inteligencia, al contrario-, de memoria, de lenguaje, de madurez y de comunicación, de conducta, y con el fracaso escolar como telón de fondo, el colegio se convierte en un "verdadero calvario" y, en demasiadas ocasiones, pasan por tontos, vagos, perezosos, despistados… y no lo son. "¡Al contrario! -exclama Mercedes-, trabajan durísimo, el doble o el triple que los demás, para conseguir lo mismo. Es agotador". "Son chicos y chicas que sufren muchísimo -continúa- y eso, precisamente, se convirtió en mi obsesión, en mi mantra: cualquier cosa, pero sin dolor, sin sufrimiento. Aunque Ángel sufrió".

"Son tan listos que desarrollan estrategias para pasar desapercibidos"

Adquisición de fortalezas

Mercedes insiste, además, en que los niños que transitan por este permanente campo de minas que es la dislexia adquieren unas fortalezas que los convierten en adultos únicos, una vez superadas las dificultades constantes en su aprendizaje, porque, aunque la dislexia no se erradica, se compensa. "Son chavales -explica- tremendamente curiosos, por lo que nada, absolutamente nada, les es indiferente". Al ser tan curiosos no pueden aprender las cosas de memoria, las tienen que comprender, "¡imagínate qué fortaleza te da eso!", exclama. Y destacan por su imaginación y creatividad. El desarrollo y control de la visión periférica los convierte en grandes observadores y dominadores del lenguaje no verbal. Además, "tantísimo esfuerzo, les hace ser tan perseverantes que desarrollan un elevado grado de resiliencia -capacidad para sobreponerse a las adversidades de la vida-. Y eso los hace más que fuertes». Tanto, que muchos han sido incluso grandes triunfadores: Ernest Hemingway, Picasso, Churchill, Albert Einstein, Bill Gates, Agatha Christie, Jennifer Aniston..., la lista es larga.

Un precio demasiado alto

"¡Por supuesto que se supera!", insiste Mercedes, pero el problema, el gran problema, está "en el alto precio que pagan nuestros hijos". "Y nosotros, como padres -argumenta- tenemos que aprender a gestionar su frustración y su enfado"; pero, en primer lugar, "tenemos que aprender a escuchar, tener la mente abierta; y, luego, aceptarlo -es muy duro y duele- y, por supuesto, buscar ayuda». Porque la dislexia no se supera solo acudiendo a un logopeda, "tienes que hacer fuerte a ese niño en todas las áreas, y, sobre todo, emocionalmente. Y la primera escuela emocional es la familia".

“Las soluciones a la dislexia vienen desde dentro de la propia dislexia. Desde fuera es imposible: no se comprende”

Mercedes aboga por una aproximación holística a la dislexia, abordando no solo el problema que afecta al área fonológica concreta del cerebro, sino todas las dificultades que eso genera en el niño y el adolescente (aislamiento, frustración, cansancio, depresión...). Y, en este sentido, Luz Rello y su último trabajo ‘Superar la dislexia’, es, ahora mismo, "nuestra Biblia", afirma. Lingüista y doctora en Ciencias de la computación, además de disléxica, Luz Rello es investigadora en la Universidad de Carnegie Mellon, en Pittsburgh (Pensilvania) y en 2015 fundó la empresa social Change Dyslexia, en Barcelona, para desarrollar herramientas que ayuden a la detección y tratamiento de la dislexia, en colaboración con logopedas, psicólogos pediátricos, psicopedagogos y profesores. Para Rello, "la dislexia es una dificultad del aprendizaje, no una enfermedad". Y, de momento, su equipo ya ha desarrollado ‘Dytective’, un test gratuito, para familias, profesionales y colegios, basado en inteligencia artificial, que, en tan solo 15 minutos, analiza más de 200 variables y detecta el riesgo de dislexia con un 90% de precisión; y ‘Dytective U’, un videojuego que ayuda a superar la dislexia. Y no paran de investigar, y con razón, ya que, según estudios científicos, solo el 4% de las personas disléxicas están diagnosticadas, porque se trata de una "dificultad oculta"; sin olvidar que es la causante directa del 40% del fracaso escolar. Rello acaba de editar varios cuentos que facilitan el proceso lector y está desarrollando un detector universal de dislexia que no utilizará elementos lingüísticos, sino visuales y que estará basado en inteligencia artificial. Rello es, además, uno de los más firmes puntales que sostienen la teoría de Mercedes Alonso-Genis, cuando afirma, absolutamente convencida, que "las soluciones a la dislexia vienen desde dentro de la dislexia, ya que, desde fuera es imposible, porque no se comprende". La misma hipótesis que avala su proyecto de crear una asociación de mentores, unida a su propia experiencia: "La logopeda de mi hijo Ángel y su entrenador de atletismo, que le enseño la vida, eran personas disléxicas; otro ejemplo -insiste-, Ronald D. Davis, autor de ‘El don de la dislexia’, todo un ‘clásico’ y guía en este ámbito, también era disléxico".

Los meses del año, cien veces

A la hora de abordar el tema de la motivación, de cómo ayudar a los chavales con dislexia en sus estudios, en su superación diaria, Mercedes se muestra tajante: "Ya hemos comentado -insiste- que el esfuerzo que tienen que hacer es más del doble del que realizan los demás. ¡Yo estuve siempre con Ángel! -exclama-. Repetíamos cien veces los meses del año -las series son grandes enemigas de los disléxicos-, buscábamos mil maneras diferentes de aprender, de ver las cosas, hasta que, al final, ese cerebro hiciese el ‘cloc’ necesario. ¡He leído tantas, tantísimas lecciones en voz alta...!". Lamentablemente, hasta que no son adultos, "no aprenden a gestionar todas esas fortalezas que poseen, pero que, de pequeños, se vuelven contra ellos»; suelen ser chavales que "no encajan" y, por eso, muy susceptibles de sufrir acoso escolar, del que, por supuesto, "Ángel, tampoco se libró".

Yoga, ‘braim gym’ y coraje

Sus experiencias con psicólogos, optometristas, logopedas, sesiones de yoga, para combatir el estrés y enseñar a respirar a Ángel, o de ‘braim gym’ (gimnasia cerebral), indicada para superar los bloqueos del aprendizaje e integrada ya en los programas de muchas escuelas británicas; el Método de Escucha del doctor Alfred Tomatis, gracias al cual Ángel avanzó muchísimo... y, en breve, también en su blog, un curso ‘online’ para padres, con todas estas herramientas, "porque, ahora -dice la blogera-, hay muchos programas y aplicaciones, que son mucho más atractivos que el papel, para ayudar en su aprendizaje a los niños y adolescentes con dislexia". Sin olvidar, claro está, esa gran lección magistral de amor, dedicación y entrega, paciencia, comprensión y orgullo, reforzada por el reto y el coraje de una madre.

TE INTERESA

En España: según los cálculos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en nuestro país, unos 700.000 menores padecen dislexia.

Y en Aragón: esta dificultad afecta a más de 130.000 alumnos, según datos de la Asociación de Dislexia en Aragón (ADA), creada en 2008.

Fracaso escolar: difícil de detectar, la dislexia es la causa del 40% del fracaso escolar en las aulas.

Para docentes: en 2017, el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón editó una guía para ayudar a los docentes a detectar el problema. 

Etiquetas
Comentarios