Sociedad

educación

Jugadores del Club eSports Movistar Riders se hacen pasar por chicas para sentir el machismo en los videojuegos

Muchas jóvenes 'gamers' se ven obligadas a esconderse detrás de ‘nicknames’ masculinos e incluso a utilizar  distorsionadores de voz para poder jugar sin recibir insultos machistas o evitar que "te manden a la cocina"  

LARA SMIRNOVA MOVISTAR RIDERS3
Lara Smirnova, del Club de eSports Movistar Riders, patrocinado por Telefónica, durante el rodaje de uno de los vídeos de la campaña '#MyGameMyName'
Movistar

Si eres chica y te apasionan los videojuegos, lo mínimo que te puede pasar cuando estás en plena partida es que alguno de tus ‘compañeros’ de juego «te mande a la cocina». Y eso que las mujeres son ya el 35% de los ‘gamers’ en todo el mundo, pero el 94% de ellas reconocen que sufren acoso cuando juegan. Lara Smirnova lo sabe bien, porque a ella no solo la han mandado a la cocina, sino que además la han insultado gravemente; y esto suele ser lo habitual. Son muchas las que se ven obligadas a esconderse detrás de ‘nicknames’ masculinos o que utilizan distorsionadores de voz para poder jugar sin ser insultadas.

Club eSports Movistar Riders

Lara es presentadora de televisión y creadora de contenidos en la productora audiovisual del Club de eSports profesional Movistar Riders, patrocinado por Telefónica. Comenzó a trabajar en el sector de los videojuegos hace seis años, pero llegó al mundo de los eSports hace tres. Nunca se lo hubiera imaginado –"todo empezó como un ‘hobby’"–, pero ya ha presentado programas como ‘Videojugadores’ o ‘Reloading’, en el canal de Movistar dedicado a los deportes electrónicos, y ahora ha presentado y participado activamente en un interesante experimento: coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Mujer, el pasado 8 de marzo, la productora con la que trabaja rodó unos vídeos, protagonizados por algunos de los jugadores y ‘youtubers’ más conocidos del país (BlackEspañolito, MiniDuke, Sammy o Mixwell), a los que Movistar invitó a jugar una partida real con alias femeninos para que pudieran sentir, en su propia piel, lo que ellas viven cuando juegan –podéis ver los vídeos en el portal web ‘Dialogando’ (https://dialogando.com.es/)–.

"Mixwell, nuestro jugador más internacional, jugaba con mi ‘nik’ y el nivel era brutal. Pero, al escuchar mi voz, le empezaron a insultar, pensando que era una chica"

"Fue increíble –comenta Lara–, Oscar Mixwell, el jugador más internacional que tenemos en España, jugaba con mi ‘nik’, y el nivel era brutal. Pero, al escuchar mi voz, lo mandaron callar y le empezaron a insultar, pensando que era una chica". "No pueden aceptar que juegues mejor que ellos; cuando descubren que eres una mujer, aparecen los insultos. Y no solo eso –continúa–, sino que, incluso, cuestionan que sea una mujer la que está jugando o te acusan directamente de que algún jugador está jugando por ti para subir tu nivel".

#MyGameMyName

Con esta iniciativa, Movistar, con el respaldo de los equipos masculino y femenino del Club de eSports Movistar Riders, se ha sumado a la campaña internacional ‘#MyGameMyName’, que denuncia el tratamiento machista en la industria de los videojuegos; una propuesta de la organización mundial Wonder Women Tech (WWT), asociación sin ánimo de lucro que persigue una mayor presencia de la mujer en sectores en los que su representación es baja, como en las denominadas STEM (ciencias, tecnología, ingeniería, matemáticas…), fomentando así la educación y la igualdad.

Aunque Lara Smirnova es tremendamente positiva al respecto y piensa que vamos por el buen camino, que todo cambiará –"en nuestro Club de eSports Movistar Riders –apunta–, el 40% de las personas que trabajan somos mujeres"–, insiste en que "este tipo de campañas son muy necesarias y debería haber más", para poner fin a las agresiones verbales hacia las mujeres, a través de las herramientas sociales, tanto en los videojuegos como en su vertiente profesional, los eSports, y, sobre todo, "para transmitir los valores de igualdad del deporte y el uso responsable en la tecnología". Además, "nos gustaría –añade– que los propios jugadores sean participes de la solución; que cuando vean estos comportamientos machistas no se conviertan en cómplices, que no se callen". Y sugiere que la industria de los videojuegos desarrolle mecanismos para detectar a estos "usuarios tóxicos", amparados en el anonimato de internet, que ayuden a reportar, a denunciar, estas conductas y que se apliquen sanciones que vayan más allá de la expulsión de estos ‘jugadores’ de la partida de manera temporal".

Aunque de momento son pocas las chicas que trabajan en el sector de los videojuegos (16%) y de los eSports (14%), como ya hemos dicho, Lara no pierde el optimismo: "Cada vez tenemos más referentes y chicas que compiten; y, gracias a las mujeres, la narrativa de los videojuegos también está cambiando".

Etiquetas
Comentarios