Sociedad

Tecnología

Análisis del LG V40, el último teléfono móvil de su generación

Teléfono completo pero no perfecto. El último de 2018 y un vaticinio de lo que está al caer. Pero cuidado, tiene un talón de Aquiles: la batería.

LG V40, el último gran teléfono de 2018
LG V40, el último gran teléfono de 2018
Heraldo.es

Ser el último en llegar tiene sus ventajas y sus inconvenientes. El V40 es uno de los móviles más completos de 2018 pero no tiene ninguna de las mejoras que esperamos ver en una nueva generación.

Pantalla y diseño

Este móvil de LG es uno de los más bonitos. La parte trasera es de un cristal con reflejos y tacto que imitan al metal y facilitan su agarre. La delantera es todo-pantalla, a excepción de una pequeña ceja que acoge el altavoz y la doble cámara frontal. Sin apenas bordes, el panel Oled tiene unos colores muy vivos y una resolución de 3120 por 1440 pixeles. Sorprende también por ser un móvil muy cómodo de usar, a pesar de su pantalla de 6,4 pulgadas, y por tener un peso muy reducido que hace que parezca que está hueco.

Gran potencia, sin novedad

Con un Snapdragon 845 y 6 GB de RAM, no hay nada que el LG V40 no sea capaz de hacer. Fluidez y velocidad están aseguradas ejecutando cualquier aplicación o juego. El problema es que en solo unos días verá la luz el nuevo procesador 855. En cuanto a la capa de personalización, no es muy agresiva y sí bastante útil en aspectos como el gestor de notas y tareas, o la aplicación de cámara, que está repleta de extras.

Sonido potente y de calidad

El apartado sonoro es olvidado por muchos fabricantes, pero LG no es uno de ellos. El V40 mantiene un elemento en peligro de extinción: el conector de auriculares. Además, incluye Hi-Fi Quad Dac de 32 bit, para una reproducción más fiel y profundo. En cuanto a los altavoces, el sonido es potente y nítido, y se mejora con solo dejarlo sobre una superficie plana gracias a la tecnología Boombox. Unas especificaciones audibles redondas que se completan con sonido envolvente 3D.

Cinco ojos ven mejor que dos

Los grandes buques insignia siguen su desenfrenada carrera por ofrecer cuantas más cámaras mejor. El V40 cuenta con cinco: dos delante y tres detrás. Las destinadas a los selfis tiene 8 Mpx y 5 Mpx con un angular y luminosidad distinta. Los resultados son buenos y tiene posibilidad de hacer un desenfoque de fondo bastante resultón, aunque tendría que mejorar el modo estudio y nos hubiera gustado que el angular fuera mayor.

Las tres cámaras traseras permiten tomar fotos muy distintas. La normal, con f/1.5 y 12 Mpx, se comporta bien por la noche; el teleobjetivo ofrece fotos más cercanas sin perder calidad. Por último, el gran angular ofrece resultados algo deformados pero con mucha más información.

Batería, en la media

No tiene una mala batería. Pero sus 3.300 mAh dan unas de pantalla que para los exprime-móviles serán insuficientes y tendrán que aprovechar la carga rápida (no la que más) o la inalámbrica para reponer energía, en ocasiones, puede que incluso antes de que acabe la jornada.

(casi) Todo-pantalla: LG ha hecho un esfuerzo considerable por reducir los bordes y el tamaño del ‘notch’ o ceja. Aunque puede molestar en momentos puntuales (algunas ‘apps’ a pantalla completa o vídeos) esta marca negra es muy discreta y el usuario se acostumbrará a ella en tan solo unos días.

Triple cámara: principal: 12Mpx, f1.5 y 78º. Teleobjetivo: 12 Mpx, f2.4 y 45º. Gran angular: 16 Mpx, f1.9 y 107º. Además de poder alternar entre los diferentes modos de disparo, el LG V40 es capaz de tomar una triple instantánea para que luego el usuario elija la más adecuada o una combinación de todas.

Seguridad: el lector de huellas en la parte trasera es menos accesible, pero es muy rápido y fiable. Además, el V40 cuenta con un desbloqueo facial que funciona bien en condiciones de luz óptimas. Otros terminales más avanzados cuentan ya con lectores de huellas bajo el panel para no quitar espacio a la pantalla.

Carga rápida y batería: los 3.300 miliamperios hora del V40 serán suficientes para la mayoría, pero los usuarios más exigentes corren el riesgo de quedarse sin batería al final de una jornada intensa. Afortunadamente el teléfono cuenta con carga inalámbrica y carga rápida capaz de llenar un 50% en algo más de media hora.

Etiquetas
Comentarios