Despliega el menú
Sociedad

Los cinco destinos más románticos de Aragón para San Valentín

De norte a sur y de este a oeste, Aragón encierra maravillosos rincones que merece la pena visitar en una fecha tan especial como el 14 de febrero.

Monasterio de Piedra.
Monasterio de Piedra.
Heraldo

San Valentín está a la vuelta de la esquina y esta fecha tan romántica puede ser una excelente oportunidad para conocer algunos de los rincones más románticos de Aragón. Lugares que destacan por su belleza artística y natural y también por algunas de las leyendas que encierran en torno al amor.

En este artículo os mostramos cinco destinos que bien merece la pena visitar en estas fechas.

Teruel. La capital aragonesa del amor encierra un rico patrimonio cultural. Entre los lugares de visita obligada estos días se encuentra el mausoleo de los Amantes, obra del escultor Juan de Ávalos, que permite conocer la historia de dos de los amantes más conocidos de todos los tiempos: don Juan y doña Inés. En esta visita a Teruel, es imprescindible descubrir también su patrimonio mudéjar, con la iglesia de San Pedro como su principal bastión. Monasterio de Piedra. Muchas de las personas que visitan el Parque Natural del Monasterio de Piedra, en ocasiones dejan pasar por alto el cenobio, una mezcla de estilos gótico, renacentista y barroco, que se ha convertido en el lugar preferido por muchos aragoneses para darse el 'sí quiero'. Albarracín. Si queréis retroceder en el tiempo, Albarracín es el lugar ideal, ya que el municipio aún conserva sus viejas murallas del siglo XIV, el palacio episcopal, sus torres del Andador y la Muela) o la catedral del Salvador (siglo XVI). Además, sus calles y el silencio que las rodea son el mejor escenario para una escapada romántica. Alquézar.  La puerta de entrada al Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara es el lugar ideal para las parejas más aventureras y deportistas, ya que aquí pueden practicar numerosos deportes aventura, como la escalada, el barranquismo  o el montañismo. Una vez de vuelta al pueblo, hay que recorrer despacio sus calles y disfrutar de su aspecto medieval, al igual que su colegiata, dedicada a Santa María la Mayor. Anciles. Muy cerca de Benasque, este pueblo es un remanso de paz que acoge algunas de las casas solariegas más sobresalientes del valle de Benasque. La mayoría de ellas fueron construidas entre los siglos XVI Y XVIII, pero siguen mostrando un aspecto inmejorable gracias a la cuidada rehabilitación a la que han sido sometidas en los últimos años.Cinco lugares mágicos para disfrutar de un día inolvidable.

Etiquetas
Comentarios