Despliega el menú
Sociedad

Un supersticioso San Valentín

Los regalos por el día de San Valentín en China no rompen con sus tradicionales supersticiones.

El Día de los Enamorados es una celebración anglosajona que ya llega a todos los rincones el mundo, China incluida. Pero eso no significa que los habitantes del país asiático rompan con sus tradicionales supersticiones en cuanto a los regalos. Por ejemplo, nada de relojes, ya sean de pared o de pulsera, por si acaso la pareja lo vincula con el tictac final de la relación. Tampoco zapatos, ya que tu compañero sentimental puede interpretar que tienes ganas de huir a la carrera. Ni paraguas, algo no relacionado con una superstición sino con la sonoridad de la palabra, que en mandarín tiene una pronunciación muy similar a la de ‘colapso’. Al final, los chinos suelen optar por la solución típica de Occidente: flores y tarjetas dedicadas.

Etiquetas
Comentarios