Despliega el menú
Sociedad

Una cerveza del Pirineo para brindar por proyectos solidarios

La producción solidaria de Cervezas Borda va destinada al proyecto del huerto e invernadero que Atades Huesca tiene en su centro Ignacio Claver.

Felipe Esteban posa con la cerveza solidaria de este año.
Felipe Esteban posa con la cerveza solidaria de este año.
C.B.

Desde hace tres años, fecha en la que arrancó el proyecto de Cervezas Borda, sus propietarios, Menchu Ríos y Felipe Esteban, aprovechan estas fechas navideñas para agradecer a la sociedad el apoyo que reciben de ella. «Hay que saber corresponder con lo que la vida nos ofrece y devolverle una parte de lo que nos da y que, en nuestro caso, son cientos de botellas de cerveza artesana vendidas por diferentes rincones del país», apunta Felipe Esteban, maestro cervecero, quien empezó en este negocio después de ver cómo la crisis ponía fin a su actividad como dinamizador infantil.

Fieles a esta filosofía de vida, este año, decidieron que una parte de los beneficios de sus 500 litros de producción solidaria irían a parar al huerto e invernadero que Atades Huesca tiene en su centro Ignacio Claver, en Martillué (Jaca), donde desarrollan acciones de formación en la escuela taller de agricultura ecológica, Germina.

Proyectos basados en la promoción de la agricultura ecológica, de cercanía y de respeto con el medioambiente, valores comparten los responsables de Cervezas Borda, iniciativa que surgió hace tres años en la pequeña aldea de Aineto, enclavada en el valle de la Guarguera, uno de los rincones más despoblados del Alto Aragón.

De esta manera, han continuado con una tradición solidaria que arrancaron en 2016, apoyando a Teadir, y el año pasado, a Estrella de la Mañana. «Desde que comenzamos haciendo cervezas solidarias, hablábamos con Atades Huesca porque queríamos colaborar con ellos y este año ha sido posible. Ellos nos propusieron hacer la etiqueta y la idea nos pareció muy bonita y enriquecedora. Cuando fuimos al taller a ver los cuadros que hacen, nos quedamos maravillados con su trabajo», indica.

La elegida fue una imagen de Idoia Zofyo, usuaria del taller de arte del centro Manuel Artero de Atades Huesca, quien en la presentación de esta cerveza solidaria explicó que la idea de los labios le salió «del alma, del corazón».

El resultado de esta colaboración es una cerveza red ale, cuyo color rojo es debido al tostado de la cebada, además de la malta. Es una variedad suave, con un punto amargo, y un aroma a cereales. Una edición especial que está a la venta en Semonia, la tienda de Atades Huesca, y que podrá encontrarse también en varias tiendas de alimentación ecológica de Zaragoza y en las ferias a las que acude Cervezas Borda. «Es muy rica y fresca y con ella podremos brindar para que cada día haya más proyectos solidarios», concluye.

Etiquetas
Comentarios