Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Construcción modular: hágalo usted mismo

El modelo constructivo Mekanaves levanta en tiempo récord naves modulares con estructuras más ligeras y tan sencillas de montar que cualquiera tiene la opción del automontaje. En el programa de investigación y desarrollo del que ha nacido Mekanaves han participado la empresa ejeana Salvia Ingeniería, la Universidad de Zaragoza y el Instituto Tecnológico de Aragón.

Nave industrial construida con el sistema Mekanaves
Nave industrial construida con el sistema Mekanaves

Los suecos nos enseñaron que es fácil comprar un mueble en piezas y montarlo en casa. Pero ¿y si en lugar de una estantería fuera toda una nave industrial? Para que el propio cliente pueda automontar una nave prefabricada no vale cualquier tipo de estructura. La empresa Salvia ha desarrollado un modelo de construcción modular que basa su carácter innovador en la forma en que se construye estructuralmente. El proyecto Mekanaves es fruto de un programa de I+D entre la empresa Salvia Ingeniería, la Universidad de Zaragoza y el Instituto Tecnológico de Aragón que comenzó en 2014. Este nuevo modelo de construcción modular es "una estructura mucho más ligera que una convencional, que puede montar el mismo cliente con ayuda de un manual de montaje bajo un modelo ‘Do It Yourself’", señala Miguel López Longás, gerente de la empresa.

Es innovador también "en el diseño y cálculo, creando estructuras más ligeras que precisan menos cimentación y, por tanto, suponen un ahorro y menor coste energético". Todas las estructuras Mekanaves son galvanizadas y atornilladas.

La construcción modular conlleva "una industrialización de la construcción, podríamos decir que el producto llega a la obra ‘muy construido ya’, lo que permite acortar mucho los plazos en obra". Sin duda, "el principal reto pasa por gestionar de una manera muy eficiente nuestra cadena de suministro", resume López Longás.

Optimizar la logística de suministro y transporte es una de las metas. "La estandarización del modelo constructivo, el continuo desarrollo de producto enfocado a la disminución de errores en la fabricación, unidos al control férreo de calidad de producto, permiten fabricar y poner a disposición del cliente una nave con o sin montaje en un tiempo récord".

El modelo constructivo Mekanaves es "aplicable a cualquier uso posible de una nave, bien sea para el sector agroganadero, industrial, deportivo (por ejemplo, actuar como cubiertas de pistas de pádel) o de ocio –enumera López Longás–, incluso desarrollamos, utilizando nuestra filosofía, productos a medida como centros caninos o granjas de avicultura alternativa, que van mas allá de la propia construcción de la nave".

La política de Salvia como empresa es trabajar siempre que sea posible con proveedores de la comarca de las Cinco Villas, donde nació y se desarrolla por completo el proyecto Mekanaves. El producto precisa de la colaboración de numerosos agentes y talleres especializados de la zona.

Mejorar la cadena logística de producto
El siguiente paso para Mekanaves es la internacionalización. Cuenta ya con delegaciones comerciales en prácticamente toda España y, a partir del año que viene, comienzan con un proyecto estratégico a dos años enfocado a la exportación. El director general, Miguel López, comenta que "nuestra primera premisa en el diseño y cálculo de nuestros primeros prototipos ya llevaba impresa la clara vocación de exportación". El trabajo de "desarrollo continuo de producto junto con organismos de referencia como la Universidad de Zaragoza e Itainnova nos permite garantizar la fabricación y el envío de nuestro producto a cualquier punto del mundo".

La Universidad de Zaragoza "fue clave en nuestros comienzos, el fruto de esta colaboración se materializó en la validación de los primeros modelos constructivos y los primeros prototipos", señala. El apoyo de Itainnova ha sido "un segundo impulso necesario en una segunda fase donde el rápido crecimiento de las ventas exigía estandarizar procesos, controlar la producción y normalizar el producto bajo los estándares de producto europeos, en definitiva ayudar a Mekanaves en la maduración y mejora de la cadena logística de producto".

A finales de 2017, con el apoyo de Itainnova, Mekanaves obtuvo el marcado CE en sus productos, garantizando la seguridad y libre circulación de los mismos por la Unión Europea. Un requisito legal imprescindible y obligatorio para comercializar.

"De cara a estandarizar la forma de trabajar en Mekanaves y dar así soporte a las expectativas de crecimiento en el medio plazo, Itainnova realizó, en estrecha colaboración con la empresa, una identificación y definición técnica de los procesos clave de la organización", explica Luis Martínez Abad, responsable en Itainnova de este proyecto. En concreto, se identificaron y definieron procesos de las áreas de Oficina técnica, Compras-Aprovisionamiento, Comercial, Producción, Logística y Calidad. Itainnova aportó aquí su ‘know-how’ de procesos en empresas industriales.

Finalmente, "se ejecutó un proyecto piloto cuyo principal objetivo era la adaptación de Mekanaves a los requerimientos logísticos relacionados con el embalaje y la exportación de sus productos", indica Martínez Abad. El papel de Itainnova en esta fase consistió en "realizar una recopilación de los requerimientos normativos en cuanto a amarre y estiba de cargas, colaborar en el estudio y análisis de diferentes soluciones de embalaje de los productos y, finalmente, realizar una recopilación comparada de aplicaciones comerciales para la optimización de cargas".

-Ir al suplemento Tercer Milenio



 

Etiquetas
Comentarios