Sociedad
Suscríbete por 1€

Tercer Milenio

Por qué el estrés y las enfermedades tiñen el pelo de blanco

¿Leyenda urbana o realidad? ¿Qué tiene que ver perder el color del pelo con una infección viral?

Los melanocitos del folículo piloso producen el pigmento que da color al cabello
Los melanocitos del folículo piloso producen el pigmento que da color al cabello

Dicen que después de pasar por una tragedia, un mal trago o una enfermedad, la cabellera se nos llena de canas. Y la ciencia confirma que tiene más de realidad que de leyenda urbana. Científicos de la Universidad de Alabama Birmingham (EE. UU.) descubrieron hace poco que, cuando el organismo se estresa durante un período prolongado o se enfrenta a una enfermedad, la activación del sistema inmunitario para afrontarlo puede implicar algunos daños colaterales. Entre ellos, la pérdida de color del cabello.

Que el cabello esté pigmentado o no depende de la presencia de células madre de melanocitos en el folículo piloso, donde nace el pelo. A medida que crecen nuevos cabellos, las células madre reponen los melanocitos productores del pigmento que los colorea. Si esas células madre se pierden, el pelo se destiñe.

Es evidente que los años no pasan en balde para esas células madre, y que a medida que envejecemos van desapareciendo. Pero el proceso puede adelantarse. Según el estudio estadounidense mencionado, cuando un virus nos ataca las células infectadas responden produciendo interferones, es decir, moléculas mensajeras que informan a las células vecinas de que hay una invasión y que deben hacer todo lo posible por protegerse. Con la pega de que la proteína que ayuda a los melanocitos a funcionar correctamente, la proteína MITF, es sensible al exceso de interferón. Y eso puede hacer que se pierdan masivamente los melanocitos y sus células madre tras una infección viral.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión