Despliega el menú
Sociedad

Artic delicatessen

El zaragozano Javier Zardoya narra para Heraldo.es su viaje al Polo Norte Geomagnético.

Anne y Nukarleq Mathaeussen, recién casados.
Anne y Nukarleq Mathaeussen, recién casados.
J. Z.

Upernavik es un islote rocoso rodeado de fiordos que se introducen decenas de kilómetros en la costa oeste groenlandesa.

Alberga apenas a poco más de un millar de personas, pero en estas latitudes tan deshabitadas actúa como centro neurálgico para multitud de familias inuits, pescadores y empresas que trabajan en la costa.

El aeropuerto ocupa la cima del cerro, y bajo él se desparraman un par de cientos de vistosas casas coloreadas. Cuando brilla el sol le confieren un aspecto de arco iris caótico y maravilloso. En la costa, los icebergs vigilan a lo lejos con sus extrañas formas que les ha moldeado el oleaje.

A uno de estos icebergs lo tuvimos que empujar ayer con la zodiac para alejarlo del barco. Pesaba un centenar de toneladas y parecía la lucha de don Quijote contra los molinos de viento. Finalmente cedió en su lucha y se alejó pacientemente flotando por la costa.

Paseando por Upernavik nos topamos con una boda. Dos jóvenes inuits salían de la iglesia junto a sus familias y nos invitaron a acompañarles.

Anne y Nukarleq Mathaeussen son los recién casados.

Una cabeza de beluga fresca espera en el porche de la casa. Es un regalo tradicional inuit. Como si fuese una especie de jamón ibérico al estilo groenlandés, los invitados cortan pedazos y se sirven. Se suele comer solamente la grasa del cetáceo. Yo la probé y me pareció de un sabor interesante y distinto. Junto a la cabeza cortada de beluga la familia Mathaeussen ha dispuesto una mesa con otras delicatessen árticas. Hamburguesa de ballena, bacalao seco y costillas de oso polar conforman el menú. Al grupo expedicionario le gustó todo, especialmente la carne de oso, parecida a la caza mayor que se puede degustar en España. Mientras esperamos al piloto en hielo ruso Nikolay Litau y al fotógrafo Rafael Gutiérrez Garitano con los que emprender el viaje, los groenlandeses nos acogen como en casa.

1. Arranca la aventura hacia el gran norte

2. Primeros problemas en la aventura de Javier Zardoya al Polo Norte Geomagnético

3. El heroico Northabout

4. Rumbo al reino de los hielos

5. Navegando entre icebergs

Etiquetas
Comentarios