Despliega el menú
Sociedad

Cinco posturas básicas para iniciarse en el mundo del yoga

Despeja la mente, mejora la elasticidad y el equilibrio y te ayuda a ponerte en forma. Son muchos los beneficios que el yoga aporta a nuestro cuerpo.

Practicar yoga con regularidad es beneficioso a nivel físico y mental
Practicar yoga con regularidad es beneficioso a nivel físico y mental
Freepik.com/Jcomp

Son muchos los beneficios que el yoga aporta a nuestro organismo, tanto a nivel físico como mental. Además de mejorar la respiración, la flexibilidad y el equilibrio, refuerza huesos y músculos y ayuda a mantener la línea. Quizá este largo listado de efectos positivos ha hecho que muchas 'celebrities' como Sara Carbonero o Cristina Pedroche compartan públicamente su afición a este deporte, convirtiéndolo así en una nueva tendencia en el mundo del ejercicio físico.

Para ser un buen 'yogui', lo mejor es contar con asesoramiento profesional, pues los profesores y técnicos especializados son quienes mejor pueden enseñar las posturas y técnicas de respiración que caracterizan esta práctica. No obstante, bajo estas líneas se encuentran algunos de los ejercicios más básicos de esta disciplina, con los que puedes iniciarte en este mundo y decidir si el yoga está hecho para ti.

Postura de la mariposa

Yoga: postura de la mariposa.

freepik.com/dreamwaves

Es quizás la postura más característica de esta práctica, que suele hacerse al final de una sesión para relajar la postura y respirar profundamente. Para hacerla, hay que sentarse en el suelo, uniendo las dos plantas de los pies y manteniendo la espalda recta.

Postura de la montaña

Yoga: postura de la montaña.

freepik.com/dreamwaves

La postura de la montaña es una de las más básicas técnicamente hablando, que sirve como base para otras posturas. Consiste en mantener el cuerpo recto y los pies firmes contra el suelo. A partir de ahí, una de las variaciones es el 'Saludo hacia arriba', estirando los brazos verticalmente y mirando hacia arriba.

Postura del árbol

Yoga: postura del árbol.

freepik.com/dreamwaves

Se trata de un ejercicio de equilibrio. Consiste en levantar el pie derecho y colocarlo sobre el muslo izquierdo. Después, hay que juntar las palmas de las manos en posición de oración y,  una vez alcanzado el equilibrio, estirar los brazos rectos hacia arriba manteniendo las palmas juntas.

Postura del guerrero

Yoga: postura del guerrero.

freepik.com/dreamwaves

Comenzando con la postura de la montaña, hay que separar las piernas de modo que haya aproximadamente un metro entre un pie y el otro. Después, hay que levantar los brazos paralelos al suelo estirándolos hacia los costados, con las palmas abiertas y girando la cabeza hacia la izquierda. Por último, hay que girar ligeramente el pie izquierdo unos 90 grados, doblando la misma rodilla.

Postura de la cobra

Yoga: Postura de la cobra.

freepik.com/dreamwaves

Es otro de los ejercicios más sencillos, aunque requiere cierto grado de flexibilidad para que la espalda no sufra. Para hacerlo, hay que tumbarse boca abajo y colocar las manos a la altura del pecho, apoyando por completo las palmas en el suelo. Después, hay que elevarse estirando los brazos, manteniendo la espalda recta y contrayendo el abdomen.

Etiquetas
Comentarios