Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Una obra infinita, ojos que miran la vida y gotas de datos

None

'Deep Life', de Guillermo Casado y Azucena Giganto
'Deep Life', de Guillermo Casado y Azucena Giganto
Carlos Muñoz

Con el infinito y todas sus posibilidades como telón de fondo, la ‘5ª columna’ de Jaime de los Ríos plantea una pregunta: ¿puede un ordenador sustituir la creación artística? Su lienzo digital dinámico cambia cada 4 minutos. «Es un algoritmo que hace 200 obras de arte al día, una búsqueda y la posibilidad de encontrar: la belleza o la fealdad, el blanco y negro o el color..., como en una biblioteca borgiana», explica. Este proyecto de arte generativo «es una demo de cómo trabajamos los artistas digitales: programas ecuaciones y dejas que el ordenador ejecute». Al mismo tiempo, es una reflexión sobre cómo «lo ingenieril puede llegar a sustituir la ideación y todo lo humano –ya hay ordenadores que escriben libros–, por lo que, de algún modo, los artistas contribuimos a crear la tecnología que puede llegar a sustituirnos».

El ojo y la vida

La vida estalla ante los ojos del científico, interactúa, muta, se renueva una y otra vez. Placas de Petri gigantes penden y muestran pequeñas animaciones de animales microscópicos hallados en la expedición Malaspina 2010 del CSIC. ‘Deep Life’ «habla de la vida como red de relaciones, como estructuras, y de cómo la ciencia intenta ordenar ese magma amorfo», explica Guillermo Casado, autor de la obra junto a Azucena Giganto. Aquí, las placas de Petri, similares a las que se usan para cultivos de laboratorio, «serían el ojo del científico» que se asoma a los diversos ecosistemas. En su opinión, «el arte no da pie a explicar, sino a contar la ciencia como yo la siento».

Gotas de datos

¿Sabe usted lo que su móvil está haciendo con sus datos? ¿Le importa? ¿Qué siente cuando piensa en ello? Felicidad, emoción, confianza, miedo, asco, interés, tristeza, sorpresa... Las emociones que suscita el uso de datos en internet por parte de terceros, recogidas a través de un formulario, cargan de color las gotas de la escultura móvil ‘Data Drops’, de Mar Canet y Varvara Guljajeva, en colaboración con el neurocientífico Mario de la Fuente. Sobre un portaobjetos de microscopía, esas emociones interactúan, se persiguen y fusionan, «igual que en el entorno ‘online’ nuestras opiniones y sentimientos respecto al uso técnico de nuestra identidad virtual se mueven de forma ajena a nuestra voluntad».
La exposición
‘Reverberadas. Exploraciones sobre arte digital y ciencia’ es la primera exposición que la Fundación Zaragoza Ciudad del Conocimiento organiza como socio de la Red Europea de Arte Digital y Ciencia, coordinada por Ars Electrónica y con el apoyo del programa Europa Creativa de la UE. Dónde Etopia, Centro de Arte y Tecnología. Cuándo Hasta el 18 de septiembre. De 11.00 a 21.00, de lunes a viernes; sábados, de 10.00 a 14.00.
SIGUE LEYENDO
El zigzag arte-ciencia Retales cósmicos, artesanía tech y una antimanzana azul

Etiquetas
Comentarios