Sociedad

Tercer Milenio

Detectar algo más que metales sin desnudar al pasajero

Los nuevos 'bodyscanners', basados en ondas milimétricas pasivas, no conllevan perjuicio alguno para la salud, ni se inmiscuyen en la intimidad de las personas, ya que el vigilante recibe en la pantalla una figura informe y, de ser detectado algún objeto extraño, la exploración se hace sobre un avatar.

Las ondas milimétricas pasivas miden en el cuerpo diferencias de temperatura que delatan objetos en contacto con la piel, y no solo los metálicos. Pero pueden estar ustedes tranquilos: una detección más eficaz no significa mayor perjuicio para la salud. Todo lo contrario. «Las ondas milimétricas pasivas (las más largas del espectro y que registran, por tanto, niveles muy bajos de energía) no emiten radiación en absoluto; son cien por cien seguras para la salud de las personas», apunta Arturo Simón, jefe de Equipamiento de Seguridad de Aena.

Y tampoco piensen que la fina detección deja al descubierto nuestra fisonomía corporal. Nadie nos ve desnudos, porque, si un objeto sospechoso es detectado por las ondas milimétricas, el rastreo se hace sobre un avatar, sin invadir la privacidad del pasajero. Un cuerpo informe aparece en la pantalla del vigilante, dejándose escrutar para descartar, sobre todo, la existencia de armas o sustancias explosivas. La nitidez de la silueta ni siquiera está permitida. Esta tecnología pronto estará en aeropuertos, aunque es apta asimismo para cualquier acceso a edificios o espacios públicos.250 personas a la hora

Con esta nueva tecnología se presentó hace unos días en Zaragoza, en una jornada de retos tecnológicos de seguridad, el dispositivo Wavecamm, fabricación propia de la empresa del mismo nombre, capaz de inspeccionar automáticamente hasta 250 personas por hora. «Es un sistema pasivo de adquisición de ondas milimétricas», explicó el físico Carlos Callejero, director técnico de esta empresa aragonesa.

Mientras otros escáneres miden el rebote de una radiación, este nuevo sistema detecta cambios en la temperatura corporal, demostrando «gran sensibilidad y resolución espacial, gracias al empleo de una lente muy grande», puntualiza Callejero. Pero es que, además, Wavecamm ha superado el reto de «minimizar las falsas alarmas», tan frecuentes en los aparatos que aún se emplean.También en embarazadas y niños

El empresario aragonés que ha creado Wavecamm, el ingeniero industrial Francis Bazus, explica que este aparato «detecta objetos ocultos que pasarían desapercibidos en un control estándar de objetos metálicos, como armas de fuego de plástico, bolsas con líquidos o materiales explosivos o cualquier tipo de contrabando». Bazus subraya que, «como no emite radiaciones, puede ser usado incluso con mujeres embarazadas y niños».

Los escáneres personales abandonarán con el tiempo el electromagnetismo por la inocuidad de las ondas milimétricas pasivas, de las que Aena tiene ya certificación. En la creación de Wavecamm ha intervenido Itainnova, el Instituto Tecnológico de Aragón, junto a la Universidad de Granada, la Northwestern University de Illinois (EE. UU.) y otras empresas.

SIGUE LEYENDO:
Una explosión en el avión: el miedo que más tecnología da

Protegerse de los drones y utilizar drones para protegerse

El Ejército se defiende con tecnología

Etiquetas
Comentarios