Sociedad

En jaque por el zika

Aedes aegypti, el mosquito del Zika
CDC/James Gathany

Se llama Aedes aegypti, aunque todos lo conocen como el mosquito del Zika. Y se ha hecho popular por ser es el único capaz de trasmitir un virus que el pasado 1 de febrero de 2016 fue declarado por la OMS como emergencia internacional por su posible relación con miles de casos de microcefalia en bebés. En un reportaje en profundidad sobre el mosquito que publica Patricia Luna en Agencia SINC, la periodista nos recuerda que, antes de saltar a la fama, este chupasangre ya traía de cabeza a los profesionales de la salud por ser transmisor de la fiebre amarilla, una enfermedad que mata a 44.000 personas cada año, y del dengue. Y los intentos de acabar con él hasta ahora nos dejan una desoladora conclusión: está genéticamente diseñado para resistir casi cualquier intento de exterminarlo.

Las etapas del viaje que ha protagonizado el virus Zika desde que se descubrió por primera vez en 1947 en un bosque de Uganda hasta hoy se asimilan de un vistazo navegando a través de estos 'Mapas del virus del Zika', unos interesantes gráficos interactivos que publicaba hace poco Elmundo.es.

Lo que ha resultado inevitable es que surjan voces que afirman que detrás de la crisis que ha causado el Zika hay una conspiración mundial. Y que en realidad es un error de empresas biotecnológicas de mosquitos transgénicos que se intenta encubrir. Varios expertos, entre ellos el microbiólogo de la Universidad de Navarra Ignacio López-Goñi, llaman a la sensatez y explican como las mutaciones genéticas, los cambios en el estilo de vida humano y el cambio climático favorece que aparezcan virus nuevos o reemergentes. "Ni este virus, ni ningún otro, se ha escapado de laboratorios secretos donde se manipulan patógenos", asegura López-Goñi.

Etiquetas
Comentarios