Despliega el menú
Sociedad

Cómo ahorrar dinero en una casa con mascotas

Bañar y peinar a un perro doméstico es necesario, pero resulta una tarea sencilla. Hay que tener en cuenta una serie de consejos para evitar hacerle daño.

Los dueños de los perros cuidan hasta el mínimo detalle para la competición.
Los dueños de los perros cuidan hasta el mínimo detalle para la competición.

Bañar y asear a un perro en casa es un recurso muy empleado por los dueños de mascotas para ahorrar dinero. Cortarle las uñas, peinarle o limpiarle los oídos parecen tareas sencillas pero es necesario ser consciente de que, si no se llevan a cabo de la forma correcta, se puede hacer daño al animal. Por eso, hay que seguir una serie de consejos para lavar y peinar a una mascota.

En primer lugar, hay que distinguir qué tipo de pelo tiene el perro: Perros de pelo corto. Se peinan de una a dos veces por semana con unos guantes especiales que venden en las tiendas de mascotas. Perros de pelo largo. Necesitan cepillos de cerdas o de alambre y se cepillan a diario, Es importante no olvidar peinarle debajo de las orejas y las patas.Un caso a parte son los cachorros que, independientemente de su pelo, deben peinarse con cepillos de dientes redondeados para evitar irritarles la piel.

El peinado es el primer paso del baño, un proceso importante y no solo por la belleza del can, sino por su higiene. Los baños deben ser regulares pero no excesivamente seguidos (no a diario), ya que pueden suponer un peligro para la piel del animal.

Consejos para lavar a una mascota

En primer lugar, es muy importante como se ha reflejado anteriormente peinar al perro antes de lavarlo. A continuación, igual que cuando se lava a un bebé, hay que fijarse en la temperatura del agua, para  asegurarse de que está tibia. 

El champú, especial para su tipo de cabello,  se aplica en el lomo y se extiende hacia las patas. Al lavar la cabeza, hay que tranquilizar al perro y tomar precauciones para evitar que el jabón se introduzca en los oídos o en los ojos de la mascota. Un truco es usar algodón para proteger sus oídos durante el baño y evitar así que resulten dañados. 

Por último, se enjuaga. El proceso es echar el agua de adelante hacia atrás y asegurarse de que no queda nngún resto de jabón en la piel del animal.

Pero el baño es solo uno de los procesos de limpieza que pueden llevarse a cabo en casa. Desenredar pelos largos, limpiarle los oídos, cortarle las uñas son tareas que también se pueden llevar a cabo desde casa, para asegurarse de que no se daña al animal, en Cursópolis ofrecen un sencillo curso de la estilista canina Sonia Luengo González para llevar a cabo en casa estas tareas sin riesgo para el perro. 

Etiquetas