Despliega el menú
Sociedad

El abrazo más esperado

Siete cofradías procesionaron este miércoles acompañadas del buen tiempo y de una multitudinaria audiencia.

Procesión del Encuentro en Zaragoza
Procesión del Encuentro en Zaragoza

Cuanto más tiempo pasa, más esperado es el encuentro. En esta ocasión, los zaragozanos no han tenido que esperar un año, sino dos, para vivir uno de los momentos más emotivos de la Semana Santa: el encuentro entre la Virgen de los Dolores y el Jesús Camino del Calvario. El año pasado la lluvia obligó a suspenderlo; éste, el buen tiempo ha dado tregua a los asistentes. 

"¡Pero qué bonita que es!", exclamaba María Luisa, pasada la medianoche, mientras miraba a la Virgen de la Dolorosa arropada por los tambores y bombos de los cofrades de la Hermandad de San Joaquín y de la Virgen de los Dolores, que acudía al encuentro del paso de Jesús Camino del Calvario, de la Cofradía de Jesús Camino del Calvario. 

"Para mi es un momento muy emocionante", añadía. "Toda la Semana Santa en Aragón es muy bonita, pero este acto es de los que más me gusta, vengo todos los años", afirma María Jesús Marco, una fiel seguidora de estos actos. Este miércoles, la Procesión del Encuentro fue la clara protagonista de una velada en la que siete cofradias procesionaron por las calles zaragozanas acompañadas por el buen tiempo.

"Con los pelos de punta". Así decía sentirse una joven que aguardaba el encuentro minutos antes de que se produjera. "Cuando entra la Dolorosa y se miran los dos pasos frente a frente es muy bonito", explicaba Romina. Además el año pasado no lo pudimos ver por la lluvia y fue un palo", añadía Raul, su acompañante. El ambiente general era de emoción y alegría, sobre todo en las primeras filas. "Llevamos aquí más de una hora. Si no, no lo ves bien", explican Silvia y María Pilar. 

Ambas cofradías habían comenzado a procesionar a las 21.30 y, tras el encuentro, retomaron sus recorridos envueltos en el ambiente emotivo de quienes lo observaban. Los pasos finalizaron la velada pasada la 1.00 en la Iglesia de Santa Isabel de Portugal, más conocida como San Cayetano.

El buen tiempo, protagonista

Aunque el tiempo acompañaba, en la mente de los zaragozanos permanecía el recuerdo del pasado Miércoles Santo cuando la lluvia obligó a cancelar la mayor parte de las procesiones previstas. Sin embargo, la decepción de 2013 nada tenía que ver con esta edición, en la que los termómetros de la capital aragonesa alcanzaron los 30 grados y propició que miles de personas saliesen a la calle a disfrutar de las procesiones programadas.

En esta jornada de Miércoles Santo siete cofradías procesionaron por distintos puntos de la ciudad. Una vez más, desde las 21.00 y hasta bien entrada la madrugada, el sonido de bombos, tambores y cornetas irrumpió en el silencio de la noche zaragozana, acompañado de la iluminación de velas y candiles y de la espectación recogida en cientos de miradas.

En el barrio de Torrero se desarrolló el Vía Crucis de la cofradía de la Crucifixión del Señor y de San Francisco de Asís, que partía y finalizaba en la Iglesia de San Francisco. Media hora más tarde arrancaron las seis procesiones restantes. En el barrio Oliver, la cofradía de Nuestra Señora de la Asunción han recorrido las calles de la zona para finalizar en la Parroquia de la Coronación de la Virgen.

También en el barrio de La Magdalena, la Hermandad de Nazarenos de Nuestro Señor Jesús de la Humildad tiñó de azul cobalto las calles con su Via Crucis desde el Convento de las Agustinas de Santa Mónica. De la calle Sobrarbe, en concreto desde la Parroquia de Nuestra Señora de Altabás, la cofradía del Santísimo Ecce Homo y de Nuestra Señora de las Angustias, caracterizada por la sobriedad de su hábito negro, paseó la talla por las calles del barrio del Arrabal acompañada del sonido de las matracas.

Ya por el centro de la ciudad, se desarrollaron el resto de actos procesionales. Desde la Parroquia de San Felipe, situada en pleno casco histórico, partió la procesión de María Santísima de la Amargura, de la cofradía Jesús de la Humillación. El recorrido, trazado por algunas de las vías principales de la ciudad como Alfonso o paseo de la Independencia, finalizó pasada la media noche.

El Jueves Santo 13 cofradías procesionarán en la capital aragonesa desde las 11.00 de la mañana hasta las 2 de la madrugada.

Haz clic para volver al suplemento de Semana Santa 2014.

Haz clic para volver a portada de agenda.

Etiquetas