Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Domingo de Ramos

Cientos de niños reciben a Jesús entre palmas

El Domingo de Ramos, uno de los actos centrales de la Semana Santa, ha concentrado a un gran número de niños en el casco histórico de la ciudad.

Miles de niños reciben a Jesús entre palmas
Miles de niños reciben a Jesús entre palmas
PEDRO ETURA / A PHOTO AGENCY

"¿Ese de ahí es Jesús?", pregunta Adrián, de casi 5 años, sentado sobre los hombros de su padre. "Sí, va sobre el burrito. Mueve el ramo para saludarlo", le instruye con cariño su madre, Elena Solans, mientras toma varias instantáneas apostada a la derecha del pequeño.

La mañana del Domingo de Ramos, uno de los actos centrales de la Semana Santa, ha sido, como de costumbre, un lapso con claro protagonismo infantil. Bien sentados en primera fila o elevados sobre la multitud, los cientos de niños que han acudido a la liturgia han observado con extraordinaria atención el caminar de los cofrades. Cada chiquillo, con una palma en la mano. Los más afortunados, devorando dulces y chocolates.

Había chavales por todas partes. Algunos han disfrutado del medido estruendo. Paula y Rebeca, dos primas de 6 y 7 años, hasta improvisaban sus propios bailes al ritmo de tambores y cornetas. Otros, como el oscense Samuel, quien aún no ha celebrado su tercer cumpleaños, lloraba desconsolado en los brazos de Bárbara Allué, su madre. "No está acostumbrado a tanto ruido", ha señalado con natural comprensión.

Haciendo gala de una verdadera puntualidad, a las 12.00 se abrían las puertas de Santa Isabel de Portugal, partiendo con solemne caminar los primeros miembros de la cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén. En armonioso orden, la hermandad al completo ha formado una perfecta columna mientras ha hecho sonar sus instrumentos. Primero, las carracas -son la única hermandad de la ciudad que las utiliza-, a las que han ido sumándose trompetas, tambores y timbales.

De repente, silencio y aplausos. Llegaba el momento cumbre de la mañana. Ahí estaba el paso de la Entrada, que representa la imagen de Jesús montado en una asno y rodeado de apóstoles, tal como la Biblia relata que ocurrió a su entrada en Tierra Santa. Padres y abuelos descubrían a los chavales el significado de cada detalle.

La procesión ha transcurrido por el siguiente recorrido: Iglesia de Sta. Isabel, calles Manifestación, Alfonso I, Espoz y Mina, Jaime I, Coso, S. Vicente de Paúl, Plaza de S. Bruno (donde ha tenido lugar la predicación) y plaza del Pilar. Ya de vuelta, la comitiva ha tomado la calles de Alfonso I y Manifestación hasta regresar al templo de San Cayetano.

Etiquetas