Salud
Suscríbete por 1€

Heraldo Saludable

salud

Los mejores ejercicios para ganar flexibilidad

¿Te crujen los huesos? ¿Tus músculos no se estiran? La importancia de ser flexible es cuestión de presente y futuro.

Estiramientos para ganar flexibilidad.
Estiramientos para ganar flexibilidad.
Pixabay

Movilidad, fuerza, equilibrio, bienestar... Son múltiples los beneficios y ventajas en el día a días de las que goza una persona flexible. Una cualidad que no se obtiene de la noche a la mañana, sino que requiere -aparte una mera cuestión biológica, en la que algunas personas son más propensas o tienen más facilidad para adquirirla- una rutina de ejercicios y estiramientos, además de una vida saludable y una alimentación sana. 

De este modo, debemos saber que es igual de importante trabajar la musculatura que la elasticidad, tonificar nuestra masa muscular y su capacidad de adaptación a diferentes posturas y movimientos. Con el objetivo de ganar flexibilidad, estos son algunos de los ejercicios que podríamos incorporar a nuestra rutina, simples y que pueden hacerse en casa:

  • Estiramiento de tronco: estirados completamente, nos acostamos de la lado en el suelo con las piernas estiradas y los brazos bien estirados por encima de la cabeza.
  • Espalda en 'C': apoyando la espalda en la pared, bajamos el tronco a partir de las escápulas de manera que la espalda se posicione en forma de 'C' -curvada-. Simultáneamente, deslizamos las manos por la pared has posarlas sobre el suelo. 
  • Posición fetal: en posición fetal, llevamos las rodillas al pecho de manera que la espalda y los glúteos queden bien estirados.
  • Lumbares: sentados, de lado con la pierna derecha estirada y la izquierda encogida, apoyamos el antebrazo sobre el suelo y llevamos el brazo derecho por encima de la cabeza hasta lograr estirar todo el cuerpo con activación especial en zona lumbar.
  • Zancada: con los pies separados a la misma distancia que los hombros, adelantar uno de ellos desplazando el peso del cuerpo hacia delante y flexionando la pierna hasta abajo del todo, en vez de posicionarla en ángulo recto como la zancada tradicional
  • Mariposa: sentados, con la espalda recta, las piernas cruzadas y las manos sobre los rodillas. Tratamos de relajar la zona vertical y de los hombros, girando la cabeza suavemente de un lado hacia otro. 
  • Gemelos e isquios: se trata del estiramiento clásico en el que tratamos de coger la punta de los pies con las manos, de forma que gemelos e isquiotibiales queden bien estirados y, valga la redundancia, nos tire en dichas zonas.
  • Estiramiento vertebral: apoyados en una silla a 30 centímetros de distancia, nos inclinamos hacia delante sujetando el respaldo con las manos a la anchura de los hombros. Flexionamos ligeramente las rodillas y dejamos caer el peso sobre los talones con la espalda estirada y recta.

Visita este enlace para más información y consejos sobre salud.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión