Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

salud

Los hábitos saludables pueden agregar hasta 10 años libres de enfermedades

Fumar, la actividad física, el consumo de alcohol, el peso corporal y la calidad de la dieta afectan tanto la esperanza de vida general como la probabilidad de padecer enfermedades crónicas.

Una de las opciones más ricas y fáciles es hacer un 'smoothie' saludable.
El número de años adicionales libres de enfermedad sería de alrededor de 7,6 para los hombres y 10 para las mujeres.
Freepik

Mantener un estilo de vida saludable, sin fumar, ni tener sobrepeso y haciendo ejercicio regularmente, se asocia con una mayor esperanza de vida a los 50 años con libre de enfermedades importantes como el cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes, según un estudio que publica la revista 'The BMJ'.

El número de años adicionales libres de enfermedad sería de alrededor de 7,6 para los hombres y 10 para las mujeres, en comparación con los participantes sin factores de estilo de vida de bajo riesgo. En todo el mundo, las personas viven de media más tiempo. Pero a medida que las poblaciones envejecen, las personas a menudo padecen discapacidades y enfermedades crónicas como cáncer, enfermedades cardíacas y diabetes.

Los factores de estilo de vida como fumar, la actividad física, el consumo de alcohol, el peso corporal y la calidad de la dieta afectan tanto la esperanza de vida general como la probabilidad de enfermedades crónicas, pero pocos estudios han analizado cómo una combinación de factores de estilo de vida puede relacionarse con la esperanza de vida libre de tales enfermedades.

Para abordar esta brecha en la evidencia, los investigadores analizaron datos de 73.196 enfermeras registradas en el Estudio de Salud de Enfermeras de Estados Unidos y 38.366 profesionales de la salud masculinos del Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud, que estaban libres de cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes al momento de la inscripción.

Se usaron cinco factores de estilo de vida de bajo riesgo: no haber fumado nunca, peso saludable (IMC), al menos 30 minutos de actividad física diaria, consumo moderado de alcohol y una dieta de buena calidad, para calcular una puntuación de estilo de vida saludable.

La suma de estos cinco puntuaciones juntas dio una puntuación final de estilo de vida de bajo riesgo que varía de 0 a 5, con puntos más altos que indican un estilo de vida más saludable. Los participantes fueron evaluados regularmente durante un período de más de 20 años. Durante este tiempo, se registraron nuevos diagnósticos y muertes por cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.

Después de ajustar por edad, origen étnico, historial médico familiar y otros factores potencialmente influyentes, la esperanza de vida libre de cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes a los 50 años fue de 24 años para las mujeres que no adoptaron factores de estilo de vida de bajo riesgo, y 34 años para las mujeres que adoptó cuatro o cinco factores de bajo riesgo.

Del mismo modo, la esperanza de vida libre de cualquiera de estas enfermedades crónicas fue de 24 años entre los hombres que no adoptaron factores de estilo de vida de bajo riesgo y 31 años en los hombres que adoptaron cuatro o cinco factores de estilo de vida de bajo riesgo.

Las mujeres con cuatro o cinco factores de estilo de vida de bajo riesgo tenían 10,6 años más de esperanza de vida libre de las principales enfermedades crónicas que las mujeres con cero factores de estilo de vida de bajo riesgo, mientras que los hombres obtuvieron 7,6 años más de esperanza de vida libre de enfermedades crónicas mayores que aquellas con cero factores de estilo de vida de bajo riesgo.

Los hombres que fumaban mucho (15 o más cigarrillos al día) u hombres y mujeres obesos (índice de masa corporal de 30 o más) tenían la menor proporción (75% o menos) de esperanza de vida libre de enfermedad a los 50 años.

Este es un estudio observacional, por lo que no se puede establecer la causa, pero los datos cubrieron a un gran número de personas con una evaluación detallada y repetida de los factores del estilo de vida durante un largo período de seguimiento.

Por ello, señalan que "las políticas públicas para mejorar la alimentación y el entorno físico que conducen a la adopción de una dieta y un estilo de vida saludables, así como las políticas y regulaciones relevantes (por ejemplo, la prohibición de fumar en lugares públicos o las restricciones de grasas trans) son fundamentales para mejorar esperanza de vida, especialmente la esperanza de vida libre de las principales enfermedades crónicas".

- Ver más noticias sobre salud

Etiquetas
Comentarios