Salud

Heraldo Saludable

ciencia

Investigadores de la Universidad de Zaragoza trabajan en la recuperación completa de los enfermos de cataratas

El proyecto se encuentra en su primer año de exploración, pretende mejorar los diseños de lentes intraoculares utilizadas tras la operación de cirugía y dotar al médico de herramientas 3D para atender a los pacientes.

La catarata ha sido la mayor causa de ceguera a nivel histórico y se trata del primer motivo de discapacidad visual en el mundo. Esta enfermedad manifiesta los primeros síntomas de pérdida de visión a partir de los 60 años. El aumento de la esperanza de vida (83,1 años según el último estudio de la OMS), ligado al envejecimiento de la población, la sitúa en los lugares de prevención médica más importantes en un futuro próximo. A su vez, condicionantes genéticos unidos a los malos hábitos de alimentación y a la proliferación de diagnósticos por diabetes, aceleran su proceso de aparición.

A pesar de estos argumentos, sigue siendo una afección desconocida para la mayoría de la población. En España se realizan unas 500.000 intervenciones quirúrgicas al año y la lista de espera en las Comunidades Autónomas va en aumento. El Ministerio de Sanidad recoge la situación de las listas de espera en el Sistema Nacional de Salud y las sitúa en una media de 62 días.

En la actualidad, no es una cirugía compleja. Se corrige extrayendo el cristalino y sustituyendo la lente natural por una artificial. ¿Dónde surgen los principales problemas? Parte de los pacientes sufren complicaciones tras la operación, no se corrigen los errores refractivos y el paciente debe seguir llevando gafas.

Imágenes de laboratorio de la Universidad de Zaragoza y los procesos de cambio que afronta el proyecto
Gráfico que muestra las diferencias entre un ojo normal y un ojo con catarata.
Nacho Prádanos

Para resolver estos contratiempos trabajan los miembros del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Zaragoza. Begoña Calvo, Laura Remón, Iulen Cabeza y Miguel Ángel Ariza completan un equipo de ópticos e ingenieros, que elaboran un estudio de diseño de lentes para evitar las dificultades del postoperatorio. En el trabajo de campo han obtenido 6 casos óptimos de los más de 1.000 diseños analizados de un tipo de lente llamado C-loop.

La empresa AJL, líder del mercado español en la fabricación de lentes intraoculares, ha accedido a fabricar estos seis prototipos para dar el siguiente paso, ya que no finaliza ahí el estudio.

“Nuestro equipo tiene el objetivo de crear una herramienta que permita hacer los diseños a las empresas para aportar soluciones al crecimiento exponencial de esta enfermedad” afirma Begoña Calvo, catedrática del Área de Mecánica de Medios Continuos de la Universidad de Zaragoza e investigadora principal del proyecto.

El inicio del presente curso supone para estos investigadores un punto clave en la elaboración de la tesis: se desea alcanzar positivamente su implantación para analizar su respuesta en los pacientes. De esta forma, un programa informático podrá reproducir fielmente la anatomía del ojo de cada paciente y estudiar la estabilidad de la lente intraocular para aplicarle el tratamiento correspondiente. "Queremos que nuestro proyecto dé al médico los datos en tiempo real para que pueda seleccionar la lente adecuada para el paciente", afirma Iulen Cabeza estudiante de doctorado en UNIZAR. "Tuvo una gran aceptación en el Congreso de Biomecánica celebrado en Viena el pasado julio y estamos muy ilusionados para este año", añade este ingeniero que viajará en septiembre a París para presentar el proyecto en la Sociedad Europea de Cataratas y Cirugía Refractiva (ESCRS), ante un auditorio de científicos de todo el mundo.

El equipo, que está deseoso de que el proyecto salga hacia delante, ha publicado un artículo en la revista Q2 de ciencia -Journal of Biomedical Optics- para darle visibilidad y justificación a un estudio que puede ayudar a mejorar la calidad de vida de miles de pacientes que sufren este problema.

Etiquetas
Comentarios