Salud

Heraldo Saludable

verano

Aguas de sabor: ¿son una alternativa de los refrescos o también son poco saludables?

Hacerlas en casa es cuestión de minutos: solo hace falta un buen vaso de agua fría y algunas frutas de temporada que animen su sabor.

Raspberry mint infused water recipe
Aunque se han puesto muy de moda, no hay que desatender su valor nutricional.
Freepik

En verano, la preocupación por llevar una alimentación saludable basada en los preceptos de la dieta mediterránea aumenta considerablemente. Así, productos procesados y antojos dulces de lo más variado parecen quedar relegados al otoño, mientras que las frutas de temporada, las cremas frías y las ensaladas fresquitas (y originales) cogen fuerza. Sin embargo, no ocurre lo mismo con los refrescos: a pesar de saber que son bebidas azucaradas poco (o nada) sanas, durante el verano su consumo se dispara, a pesar de que existen alternativas que también nos ayuadrán a combatir el calor y que, además, no sumarán tantas calorías. Hablamos de las aguas de sabores.

La dietista zaragozana Sara Garcés está a favor de estas bebidas que, en su opinión, si "simplemente llevan agua y algunas frutas o vegetales añadidos, ya sean en trozos o exprimidas, ya son saludables". No obstante, destaca la receta para advertir que muchas de las que vemos ya embotellas en los supermercados escapan a la misma. "No deben contener azúcar añadido ni edulcorantes", asevera Garcés, quien apunta que hacer un agua de sabor en casa apenas quita tiempo, alejando así de la idea de acudir a establecimientos donde la venden procesada.

Sencillez y bajo coste económico son las dos palabras claves que acompañan al proceso de elaboración de estas bebidas. Así lo considera la dietista zaragozana, para quien una buena opción sería "añadir al agua rodajas de pepino y limón (ya sea en rodaja, la piel o exprimido)". "Otra idea puede ser ponerle un poco de sandía y hojas de menta o, también, trozos de fresas y frambuesas", aconseja Garcés.

Agua de sabores, ¿qué propiedades tiene?

En cuanto a propiedades nutritivas, "no se puede afirmar que destaquen", explica Garcés, que aprovecha para añadir que "todo el contenido es agua, a la que, después, se le añaden alfunos trozos de otros alimentos vegetales para darle algo de sabor, pero no hay por qué comerse estos después". No obstante, destaca que hay una excepción: "Si al agua le ponemos limón exprimido o cualquier otra fruta, en este caso sí que aportaría más cantidad de micronutrientes".

En la opinión de esta profesional, estas bebidas caseras sí son un muy buen sustituto de una bebida azucarada o bebida zero, ya que "únicamente es agua y nos viene genial para hidratarnos y refrescarnos de manera saludable y sin que ello repercuta negativamente a nuestra salud", concluye.

Etiquetas
Comentarios