Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

¿Es necesario lavar la ropa antes de estrenarla?

Antes de meterlas en el guardarropa hay que tener en cuenta que las prendas, desde que se fabrican, van acumulando bacterias, polvo y suciedad.

Además de suciedad, la ropa también incorpora ingredientes que sirven para aprestar las telas.
Además de suciedad, la ropa también incorpora ingredientes que sirven para aprestar las telas.

Tras el paso de los Reyes Magos y con la llegada de las rebajas, en enero, los armarios se esfuerzan por hacerles hueco a los nuevos habitantes de sus perchas. Pero, para poder introducirlas en ellos con todas las garantías, ¿es necesario lavar las prendas antes de estrenarlas?

Antes de meterlas en el guardarropa hay que tener en cuenta que, desde que se fabrican, estos productos pasan por numerosas manos y recorren incontables kilómetros hasta ocupar las estanterías de las tiendas de moda. En este largo proceso, desde el centro de producción hasta su destino final, las prendas van acumulando bacterias, polvo y suciedad.

Aunque para la mayoría de la población, que, por norma general, suele saltarse este hábito de higiene (excepto con algunas prendas más delicadas como las de ropa interior o del hogar) esta práctica no acarree ningún problema, para quienes poseen una piel más sensible o atópica la falta de lavado puede derivar en afecciones más serias o agravar las que ya se padecen.

Además de la suciedad que pueda llevar adherida, la ropa también incorpora ingredientes que sirven para aprestar las telas y hacerlas más vistosas y lustrosas y así favorecer su compra. Estos compuestos, que también pueden resultar dañinos para la piel, van desapareciendo con los lavados.

Los efectos secundarios más comunes entre quienes obvian este paso para así poder estrenar con mayor rapidez su nueva adquisición son el eritema o enrojecimiento de la piel,  la descamación o las lesiones de contenido líquido (vesículas) y el prurito o picor de la piel.

En el caso de que se haya producido un brote de dermatitis atópica o ante la aparición de una dermatitis de contacto, la opción más aconsejable es la de acudir a un especialista para que sea quien valore las lesiones y pueda llevar a cabo las pruebas de alergia para detectar qué producto ha provocado la reacción cutánea.

Etiquetas
Comentarios