Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

“Está demostrado que las supuestas medicinas homeopáticas son simples bolitas de azúcar"

Miguel Calvo, doctor en Ciencias Químicas, responde a las preguntas de los lectores de Heraldo.es sobre la homeopatía y otras pseudoterapias. Defiende que la información es la única arma frente a las "terapias alternativas" que "no son más que una forma charlatanería".

Miguel Calvo responde a los lectores de Heraldo.es en la redacción.
Miguel Calvo responde a los lectores de Heraldo.es en la redacción.
Oliver Duch

Miguel Calvo, doctor en Ciencias Químicas y catedrático de Tecnología de los Alimentos por la Universidad de Zaragoza, responde a las preguntas de los lectores de Heraldo.es sobre la homeopatía y otras pseudoterapias. Defiende que la información es la única arma frente a las "terapias alternativas" que "no son más que una forma charlatanería". Y añade que entregarse a las pseudomedicinas con una enfermedad grave como el cáncer "es arriesgar la vida, y posiblemente perderla".

Pregunta. Buenos días. ¿Hay alguna fórmula para el ciudadano de a pie que permita distinguir cuándo una terapia es eficaz y cuándo un sacacuartos? Félix

R. Una muy sencilla: los medicamentos eficaces están incluidos en el sistema de salud público de España, uno de los mejores del mundo. Si algo no está incluido no es un medicamento. La homeopatía, moxibustión, cromoterapia, medicina china, varitas mágicas, atrapadores de sueños y llamadores de ángeles no están incluidos.

P.- ¿Considera usted, como catedrático de Tecnología de los Alimentos, que su opinión sobre homeopatía es más válida que la de los médicos con experiencia profesional superior incluso a 30 años en tratamiento de enfermos basándose en homeopatía entre otras formas de terapia, todas avaladas en Europa? Luis

R.- Como científico (doctor en Ciencias Químicas), no me baso en opiniones, me baso en hechos demostrados. Y los hechos demostrados son que los supuestos medicamentos homeopáticos son simplemente bolitas de azúcar, que con las técnicas con las que se preparan no pueden contener ni una sola molécula de principio activo. En cuanto al "aval europeo" puedo decirle que todas las sociedades científicas europeas han manifestado su oposición a la consideración de los productos homeopáticos como medicamentos, y a la consideración de la homeopatía como práctica médica válida, incluyendo el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, que se ha pronunciado recientemente así: "El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos y la Comisión Central de Deontología rechazan por inaceptables y contrarias a la deontología médica todas las prácticas invalidadas científicamente y consideran las mismas ajenas a la ciencia y profesión médica. Entre esas prácticas se encuentra la homeopatía, la cual no ha podido demostrar hasta la fecha ninguna evidencia científica de eficacia médica fuera del efecto placebo."

Por cierto, la opinión de los que leen las líneas de la mano o echan las cartas del Tarot, cobrando por ello, naturalmente, es que su técnica es completamente eficaz para adivinar el futuro.

P. ¿No es cierto que no se conocen los mecanismos de acción de todos los productos químicos? En ese caso, ¿deberían prohibirse aquellos de los que se desconoce dicho mecanismo? Luis

El modo de acción de los medicamentos se conoce con bastante detalle. Con los preparados homeopáticos, también se conoce el mecanismo: el efecto placebo, es decir, la autosugestión. De todas formas, lo importante es la eficacia. TODOS  los medicamentos han demostrado su eficacia en análisis científicos controlados. Ningún preparado homeopático ha demostrado mayor efecto que el placebo.

Por cierto, a pesar de lo que dicen los propagandistas de la homeopatía, el gobierno español no quiere prohibir los productos homeopáticos, ni ningún otro tipo de caramelo de los que se venden en farmacias. Simplemente quiere prohibir que se mienta descaradamente, es decir, que se indique en los envases y publicidad de los productos homeopáticos que sirven para tratar una enfermedad sin demostrar previamente su eficacia, lo que ninguno ha hecho, obviamente.

P. Buenas tardes.  Quisiera saber qué opina usted del tratamiento de otitis con homeopatía. Muchas gracias. Katering.

R. Como todos los tratamientos homeopáticos, es totalmente ineficaz. En este caso puede ser además peligroso si no se trata a la vez con medicamentos auténticos.

P. Buenas tardes. Primero decir que me parece encomiable la labor de querer aclarar las dudas de la ciudadanía con respecto a la homeopatía. Me gustaría saber dónde se preparó este señor como homeópata, qué estudios y nivel de conocimiento tiene sobre la materia para poder asesorar o resolver dudas que se me puedan plantear al respecto. Paula.

R. En cuanto a mí, soy un científico, no un homeópata, y mi conocimiento como científico es que la homeopatía es una pseudomedicina basada en interpretaciones médicas de hace 200 años, que con los conocimientos actuales carecen de sentido. No se cómo se preparará un homeópata, supongo que estudiará esos libros de hace dos siglos. Ninguna universidad pública española imparte actualmente ninguna formación sobre homeopatía, ni sobre parapsicología, horóscopos ni tarot, aunque también hay profesionales dedicados a estos temas.

P. Hola, doctor Calvo. De entrada soy muy escéptica con las pseudoterapias, pero conozco dos  experiencias de seres queridos que me han llamado la atención por la mejoría que han experimentado en sus dolencias al tratarse con apiterapia, es decir, con el veneno de la picadura de abeja. ¿Está considerada la apiterapia también como una pseudociencia? ¿Puede tener alguna base científica este tratamiento? Nieves.

R. Esto es un tema que no tiene que ver con la homeopatía, aunque la multinacional francesa que domina el mercado de productos homeopáticos venda también bolitas de azucar etiquetadas como "abeja" (etiquetadas en latín, claro). El veneno de abeja es una mezcla compleja de substancias biológicamente activas, entre ellas la melitina, que actúa como antiinflamatorio, posiblemente a través de su interacción con la I?B kinasa. De modo que base científica tiene, pero otra cosa es su eficacia real y el riesgo de reacciones alérgicas. Es posible que en el futuro se desarrolle algún tratamiento médico real basado en esto, pero falta mucho por estudiar.

P. A la vista de algunos episodios que hemos conocido, como que enfermos de cáncer hayan pospuesto los tratamientos porque estaban recibiendo “terapias alternativas”, a veces con la connivencia de algunos colegios profesionales, me gustaría saber si hay alguna forma de frenar a estos desaprensivos, por no decir otro calificativo más fuerte. María.

R. La mejor forma es la información. Hacer llegar a las personas que pueden verse tentadas por estas prácticas el hecho de que las "terapias alternativas", particularmente la homeopatía, no son más que una forma de charlatanería. Que esas bolitas que les quieren vender a precio de medicamento no contienen más que azúcar, y que nunca han demostrado el menor efecto en experimentos controlados, los que se hacen para los medicamentos reales. El efecto placebo, el tratamiento amable y personal de los que las practican, pueden influir positivamente en enfermedades leves, o en problemas personales que afecten a la salud, pero poco harán en enfermedades graves como el cáncer. Entregarse a las pseudomedicinas con una enfermedad grave es arriesgar la vida, y posiblemente perderla.

P. ¿Tiene sentido compatibilizar pseudoterapias y medicina real? ¿Las pseudoterapias pueden anular el efecto de algunos fármacos? Cristina.

R. En principio no tiene sentido ningún uso de las pseudoterapias. El riesgo depende de cual sea. Un tratamiento homeopático consiste simplemente en consumir caramelos pequeñitos y caros, de modo que no tiene ningún efecto, positivo ni negativo, salvo incrementar la ingestión calórica. El riesgo está en no recurrir a tiempo a la medicina de verdad.

P. ¿Hay muchos casos de gente que fallece por abandonar sus tratamientos en favor de las pseudoterapias? Rubén

R. Un caso ya es demasiado, y desde luego en los periódicos han aparecido varios.

P. Buenas tardes. Me gustaría que me explicara cómo unos tratamientos que según usted son ineficaces y no tienen fundamentos científicos, consiguen unos resultados positivos en distintas patologías en bebés y en animales, en los que claramente el efecto placebo, no estaría contemplado en estos casos. También me gustaría que me explicara cómo médicos anestesistas pueden realizar su trabajo, mediante anestesia acupuntural. Muchas gracias. María Jesús.

R. Nadie ha demostrado, con pruebas de la calidad que se exige en investigación científica, que exista ningún efecto positivo de la homeopatía, más allá del efecto placebo, en bebés, animales o adultos.  En cuanto al tema de la acupuntura, como soy químico, queda completamente fuera de mi campo, y no dispongo de hechos que mostrar.

P. ¿Qué argumentan los expertos en pseudoterapias para no ofrecer estudios científicos sobre sus resultados? Jesús

R. En general, no argumentan nada. Dicen que funciona, y punto. Aunque ya empiezan a verse supuestas "publicaciones científicas" en las que se dice que la homeopatía es efectiva. Hay que tener en cuenta que para que el resultado de un trabajo de investigación se considere fiable, como mínimo debe estar publicado en una revista científica, en la que antes de publicarse varios científicos que trabajan en el mismo campo examinan, de forma anónima, la relevancia del tema, la validez de la metodología utilizada, la calidad y cantidad de los datos obtenidos y la solidez de las conclusiones. Si no les parece correcto, no se acepta para publicarlo.

En los últimos años se han creado en Internet  (no se publican en papel) miles de supuestas "revistas científicas" de acceso libre, con nombres y aspecto semejantes a las auténticas, y que también  indican que juzgan la validez  de los artículos. Esto último es falso, y cualquiera puede publicar lo que quiera, eso sí, pagando unos cientos de dólares. De modo que en esas "pseudorrevistas", aparentemente científicas (lo que se conoce en nuestro argot como "revistas predadoras"), se pueden publicar artículos afirmando, por ejemplo, que la homeopatía o la parapsicología funcionan, que el cambio climático no existe, que el agua tiene memoria (y que puede transmitirse por internet) y que el signo del horóscopo influye en el comportamiento de las personas.

P- ¿Por qué algunos colegios de médicos y universidades siguen abriendo sus puertas a las pseudoterapias? Natalia

R. Ninguna universidad pública española tiene actualmente ningún curso ni estudio oficial sobre homeopatía. En cuanto a los colegios de médicos, ya he contestado antes cual es la postura oficial.

P. Ya perdonará mi ignorancia, si es así, yo creo que usted no es especialista en homeopatía, entonces presupongo como serán las respuestas. Esto es como si yo le pregunto a un vegano que opina del jamón de bellota. Gracias. Lucy.

R. Como ya he dicho, como científico, yo no opino,  expongo hechos consolidados según la investigación científica. Básicamente dos: Los medicamentos homeopáticos son simples bolitas de azúcar y la homeopatía no tiene más efecto curativo que el placebo (la autosugestión). Y le aseguro que un vegano puede realizar un estudio sobre composición química, valor nutricional, fabricación, conservación y marketing del jamón de bellota tan bueno como un no vegano.

P. ¿Por qué no se pone legalmente a las pseudoterapias al nivel de los curanderos? José.

R. Porque el volumen de negocio de la homeopatía es enorme. Una sola empresa francesa factura más de 500 millones de euros al año. Y ese dinero da para mucho.

P. ¿Es verdad que la homeopatía es agua con azúcar? María.

R. Es exactamente eso. La preparación de medicamentos homeopáticos se hace por diluciones sucesivas, generalmente de una parte en 100. En los más habituales, los llamados 30C, este proceso se repite 30 veces. Es decir, del 1% se pasa al 1 por 10.000, al 1 por millón, y así sucesivamente. Cuando se ha realizado 13 veces, es improbable que quede ni una sola molécula de substancia activa, y en la 15, la probabilidad de que quede una es del orden de la de que le toque el gordo de la lotería a un número. A partir de la 17, hasta la 30, se mezcla agua con agua. Luego añaden una gota del agua final  a un poco de azúcar (o a una mezcla de dos, sacarosa y lactosa) y fabrican una bolita que venden como si fuera un medicamento.

P. Buenos días. He asistido a una consulta psicológica para tratar problemas de habilidades sociales y falta de motivación. Además de valorar la consulta al médico para iniciar un posible tratamiento, tras no dar resultado una serie de pautas, se me ha sugerido por parte del profesional la opción de probar otros tratamientos "naturales" (en concreto, "flores de bach"). Me imagino que se trata de unas de estas "pseudoterapias", pero me han sorprendido algunos testimonios tanto en internet, como comentarios del psicólogo, en los que afirma que tanto amigos personales como algún paciente las han probado e indican que han notado un evidente cambio... Quería saber su opinión acerca de este producto (si se ha encontrado algún beneficio real o se trata de "placebo") o, si es esto último, si al menos se puede afirmar que su toma es inofensiva... Gracias y un saludo. Alberto.

R. Está considerado como una pseudoterapia, pero no la conozco con detalle, de modo que no puedo indicarle si tiene algún riesgo.

P. Disculpe mi ignorancia pero me sorprende que una persona dedicada a la tecnología de los alimentos opine sobre la homeopatía y otras pseudoterapias. Por favor, me gustaría primero saber si usted es médico y dónde y qué disciplinas de la medicina no oficial ha estudiado, durante cuánto tiempo, quiénes fueron sus profesores, etc. Segundo, me gustaría saber qué dilatada experiencia tiene en el trato a pacientes con la homeopatía y otras pseudoterapias. Muchas gracias. Atentamente, A. Sola.

R. Primero, creo que ningún médico que pretenda actuar como un buen profesional debería tener ninguna experiencia en tratar pacientes con homeopatía ni con pseudoterapias. Debería tratarlos con medicinas de verdad. Como ya he dicho, soy doctor en Ciencias Químicas, y los materiales que venden los homeópatas son mezclas de substancias químicas, de modo que eso entra dentro de mis conocimientos. Me gustaría que los médicos, e incluso todas las personas, supieran algo de química, y así quizás las pseudomedicinas serían un problema menor. Por otra parte, mi puesto funcionarial es el de catedrático de tecnología de los alimentos, pero no me dedico a enlatar sardinas. Llevo 30 años estudiando la bioquímica de las moléculas que forman los alimentos, precisamente las que usan los homeópatas. Por cierto, mi tesis doctoral la dirigió el profesor Grande Covián.

Etiquetas
Comentarios