Salud
Suscríbete por 1€

Heraldo Saludable

Aumento de la fragilidad en los mayores que consumen más azucares

Según Laclaustra para evitar la debilidad es necesario realizar actividad física y tomar una alimentación adecuada.

Aumenta la fragilidad en los adultos por el consumo de azucares añadidos
Aumenta la fragilidad en los adultos por el consumo de azucares añadidos
Aumenta la fragilidad en los adultos por el consumo de azucares añadidos

Los ancianos con un mayor consumo de azúcares añadidos en su dieta tienen más riesgo de ser frágiles, según un estudio en el que ha participado el doctor Martín Laclaustra, investigador ARAID (Fundación Agencia Aragonesa para la Investigación y Desarrollo) en el Instituto de Investigación Sanitaria Aragón "IIS Aragón".

Se trata de un estudio sobre 1.973 adultos mayores españoles en el que se examinó la asociación entre el consumo de azúcares añadidos en alimentos procesados y el desarrollo de fragilidad en personas mayores, que publica la revista The American Journal of Clinical Nutrition.

Según ha informado el Gobierno de Aragón, la investigación se ha llevado a cabo en el Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), CIBERESP e IMDEA Alimentación y en el Hospital Universitario Miguel Servet, en la parte final.

El síndrome de fragilidad asociado a la edad es una condición que resulta de la pérdida de reserva funcional y que tiene entre sus fundamentos fisiopatológicos la insuficiente masa muscular.

Según Laclaustra, es “potencialmente evitable y puede ser reversible mediante hábitos de vida saludable, como realizar actividad física, tomar una alimentación adecuada o reducir la polifarmacia”.

Durante el seguimiento de este estudio, un participante se consideró frágil cuando presentó al menos 3 de los siguientes criterios: cansancio, baja actividad física, lentitud al caminar, pérdida de peso no intencional y debilidad muscular.

Los resultados mostraron que los participantes que consumían más de 36 gramos/día de azúcares añadidos desarrollaban el síndrome de fragilidad con más frecuencia (más del doble) que aquellos que consumían menos de 15 gramos/día de dichos azúcares. Los componentes del síndrome de fragilidad más relacionados con el consumo de azúcares añadidos fueron la baja actividad física y la pérdida de peso no intencional.

- Ir al suplemento de salud

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión