Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Cinco consejos para cuidar la salud dental este verano

Evitar el consumo excesivo de bebidas carbonatadas o prestar atención a los hábitos de higiene son algunas de las claves para mantener la salud de nuestros dientes.

El dentista es el mejor aliado para lucir una sonrisa bonita.
Sonreír y reír contribuye a afrontar la vida con una actitud positiva.
Freepik

En verano, los cambios de horarios y de temperatura extremos, el desorden en la higiene y las alteraciones en la alimentación pueden tener efectos negativos en nuestra salud bucodental. Entre las enfermedades más comunes se encuentran las caries, que afectan al 92% de la población española.

1. Precaución con las bebidas carbonatadas

Chiringuitos, terrazas... Cuando aprieta el calor, los bares al aire libre se llenan de clientes. Pero no todas las elecciones para hidratarse son buenas. El consumo excesivo de bebidas carbonatadas y de zumos ácidos puede descalcificar el esmalte de los dientes y provocar su desgaste prematuro. Además, tomar café y vino en grandes cantidades favorece la aparición de manchas en los dientes.

2. Helados y dulces... con moderación

Los alimentos ricos en azúcares son los favoritos de las bacterias productoras de caries. Por eso, es importante reducir su consumo y cepillar los dientes inmediatamente después de consumirlos. Los productos 'light', bajos en calorías, también contienen azúcar y pueden acabar resultando dañinos para nuestros dientes.

3. Cuidado con el tabaco

El aumento del número de horas de ocio durante la época estival hace que se incremente el consumo de tabaco. Fumar, hábito perjudicial para la salud, tiene efectos muy negativos sobre nuestra dentadura. Además de oscurecer el esmalte y manchar los dientes, pudiendo llegar a provocar enfermedades en las encías que ocasionen a largo plazo la caída de piezas dentales, la nicotina estimula la pérdida en la permeabilidad de las mucosas, disminuye la oxigenación y provoca el envejecimiento prematuro.

4. No descuidar la higiene

El cambio de horarios y de rutina puede alterar nuestra higiene bucodental. Cepillarse los dientes tres veces al día, con movimientos verticales y circulares, utilizar una pasta que contenga flúor, usar el hilo dental y el enjuague e incluir la lengua y el paladar son algunas de las claves para una buena limpieza.

5. Olvidarse del estrés

Las vacaciones no siempre son relajantes. El estrés provocado por los viajes puede hacer que aparezcan hábitos nocivos para nuestros dientes. Morderse las uñas cuando estamos nerviosos, por ejemplo, puede producir microtraumatismos en los dientes y afectar a la articulación temporo-mandibular.

Ir al suplemento de salud.

Etiquetas
Comentarios