Salud

Heraldo Saludable

Lupus: los anticuerpos que atacan a las células por error

Unas 1.300 personas en Aragón conviven con esta enfermedad autoinmune que no tiene cura todavía.

Pedro Gil, presidente de Alada, Asociación Lupus Aragón
Pedro Gil, presidente de Alada, Asociación Lupus Aragón

El sistema inmunitario es esencial para nuestra supervivencia, pero en ocasiones falla y las posibles alteraciones pueden ser fatales. El lupus es una de las llamadas enfermedades autoinmunes sistémicas que, si bien no tiene cura, sí puede sobrellevarse de por vida con el tratamiento adecuado. No obstante, cada paciente es distinto y el lupus puede actuar de diversas formas, casi siempre, en forma de inflamación de los tejidos. Existen varios tipos, si bien el más grave es el lupus eritematoso sistémico, que puede afectar a todo el organismo.

La gravedad de esta patología, que puede tardar años en ser diagnosticada, estriba, precisamente, en el tipo de órgano que puede verse atacado: algunas veces se trata del riñón e, incluso, del corazón. Otras, se ceba con las articulaciones, por lo que la vida diaria del paciente se ve condicionada.

Al tratarse de una enfermedad oculta, resulta de vital importancia que se detecte cuanto antes y, para ello, son necesarias diversas pruebas hasta llegar a un diagnóstico. Dentro de los síntomas, uno de ellos son las erupciones en la piel en forma de alas de mariposa, características de los enfermos de lupus, aunque no es el único. Otros pueden ser dolor muscular, fiebre de origen desconocido, anemia o cansancio generalizado, aunque también puede registrarse con trombosis y accidentes vasculares.

En Aragón se estima que tienen lupus unas 1.300 personas, pero de ellas al menos la mitad no estarían diagnosticadas todavía, tal y como explica Pedro Gil, presidente de Alada, la Asociación de Lupus de Aragón. "Se puede hacer vida normal, aunque también resulta incapacitante para determinados enfermos y tienes que aceptar que, algunos días, no puedes moverte o no puedes hacer nada debido al dolor", apunta.

El tratamiento básico que reciben los pacientes consiste en corticoides, antipalúdicos y quimioterápicos a dosis más bajas que las que se suministrarían a pacientes con cáncer. Asimismo, se ensaya con la medicina biológica, que apunta a los genes que rigen la producción de los anticuerpos.

El pasado 10 de mayo fue el Día Mundial del Lupus y, en Aragón, Alada se dedicó a informar sobre esta patología. Además, el día 21, organizó una jornada en el Patio de la Infanta de Zaragoza, en la que se presentaron las principales novedades en tratamientos y diagnóstico. En 2015, Alada organizará el Congreso Nacional del Lupus, con facultativos de toda España.

Volver al suplemento de salud.

Etiquetas