Despliega el menú
Aragón

Saionaimer prevé comenzar en abril a producir en Teruel fertilizante natural

La firma vasca transformará purines en abono orgánico en la planta de tratamiento de Peñarroya de Tastavins.

Foro tecnológico.
Saionaimer prevé comenzar en abril a producir en Teruel fertilizante natural
José Miguel Marco

Saionaimer, la empresa vasca especializada en la producción de fertilizantes naturales a partir de residuos orgánicos, prevé comenzar "en abril o mayo" su producción en la planta de Peñarroya de Tastavins (Teruel). La empresa se hizo el pasado mes de mayo con el contrato para la puesta en funcionamiento y gestión del servicio de explotación, mantenimiento y conservación de estas instalaciones levantadas para el tratamiento de residuos orgánicos de porcino y paralizada durante cuatro años por la eliminación de las ayudas públicas con las que se financiaban parte de los costes del tratamiento de purines. La planta comenzaría entonces la fabricación al 10% de su capacidad de gestión, que alcanza los 120.000 metros cúbicos de purines y 300.000 de restos vegetales. Lo explicó ayer Carlos Abascal, representante de la firma vasca que ha creado una filial (Saionaimer Tastavins) con sede en Valderrobres, que destacó que el proyecto va "poco a poco". Actualmente, dijo Abascal, se encuentran realizando el proyecto de adecuación de la planta, la redacción de los presupuestos y los requisitos legales necesarios para disponer de una finca anexa a la planta, donde han surgido "algunas complicaciones". La compañía no paga ningún canon por la concesión (durante ocho años) de la planta, pero el contrato recogía que es la compañía quien tiene que realizar obras en las instalaciones si éstas se consideran necesarias.

Agricultura sostenible

Con la firma Chamae, Saionaimer produce y comercializa fertilizantes totalmente naturales a partir de residuos vegetales, destinados a la agricultura ecológica y orgánica pero perfectamente compatibles con la convencional. Y está demostrado que dichos abonos no solo son beneficiosos para el medioambiente sino que también mejoran la calidad y el tamaño de las producciones que los reciben. La empresa vasca expuso estos resultados en el Foro Tecnológico y Empresarial de Aragón, organizado por CEOE Aragón y la Universidad de Zaragoza, en el que expertos, investigadores y representantes de diferentes compañías analizaron las alternativas tecnológicas para lograr la sostenibilidad (tanto medioambiental como económica) de la agricultura.

La jornada celebrada en Zaragoza recordó, como sucede últimamente en todos aquellos foros que reúnen a los agentes del sector agroalimentario, que son dos los grandes retos a los que se enfrenta esta actividad productiva. Uno el desafío alimentario: en los próximos años habrá que incrementar un 70% la producción de alimentos en una superficie que no crecerá más del 5%. El segundo: el cambio climático, que impactará –ya lo está haciendo– con mayor fuerza en este sector, que tiene que combinar la adaptación a las nuevas condiciones atmosféricas con la mitigación de aquellas emisiones –de las que también es uno de los principales causantes– que provocan el efecto invernadero.

El encuentro, que reunió a representantes del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), del Instituto Agroalimentario (IA2), de la cátedra Samca, de la Fundación Global Nature, de las empresas Frutaria, Chamae y Nurel Engineering Polymers, puso sobre la mesa las medidas –y sus beneficios– ya aplicadas a las explotaciones. Entre ellas se analizaron y recomendaron la rotación de cultivos, el uso de herbicidas naturales, la investigación de variedades más tolerantes e incluso resistentes a unas plagas cada vez más globales, el desarrollo tecnológico que permite maximizar la productividad de agua y las energías alternativas, así como la sustitución de los acolchados por plásticos biodegradables o la aplicación de técnicas genómicas para conseguir convertir cultivos caducos en perennes. Tecnologías que, como coincidieron los ponentes, no solo garantizan el futuro sostenible de la agricultura sino que además ofrecen nuevos oportunidades al sector.

Etiquetas
Comentarios