Tercer Milenio

Etopia, el centro de arte y tecnología zaragozano, recorta su programa cultural

El Ayuntamiento dice que mantiene el apoyo y alega que la programación depende de Zaragoza Ciudad del Conocimiento

Etopia acaba de cumplir 10 años de vida, a caballo entre el arte y la tecnología.
Etopia acaba de cumplir 10 años de vida, a caballo entre el arte y la tecnología.
K. U.

Unas palabras de las artistas catalanas Tarta Relena (Helena Ros y Marta Torrella), que concluían este viernes 9 de febrero con un recital su residencia de tres semanas en los Laboratorios de Innovación Abierta de Etopia incluidos en el convenio del espacio con la Universidad de Zaragoza, encendieron la alarma. "Ha sido una felicidad brutal conocer este espacio y a Santiago, que está aquí pilotando esta nave, se ve que por muy poco tiempo más, porque se va al garete todo".

El aludido por el dúo era el músico e investigador oscense Santiago Latorre, responsable del Laboratorio de Sonido de Etopia y comisario de su programa de residencias artísticas, entre las que destacan en el pasado iniciativas como Fuga o, actualmente, Fuego.

Según señalaba Santiago Latorre a HERALDO, "al parecer, el Ayuntamiento ya no quiere que Etopia sea un centro de arte, y se nos ha anunciado un giro, dedicado de manera intensiva al emprendimiento y la tecnología, aunque ya formaban parte de la actividad esencial del espacio".

Convenios y programas

Latorre aducía que la programación cultural se para, así como las residencias creativas. "Cuando se vaya el actual residente ya no habrá más –añadía–. Los laboratorios de Biología, Fabricación Digital y Sonido se gestionan conjuntamente entre la Universidad de Zaragoza y el Ayuntamiento, en virtud de un convenio bilateral que caduca el 20 de mayo y parece que no se renovará". Y añadía: "el programa Fuego, recién empezado, se acaba ya, como mi tiempo aquí. Marcharme es duro, pero me entristece más que el trabajo realizado no continúe: ha costado mucho esfuerzo construir una comunidad creadores que se reconoce y aprecia tanto en Aragón como en toda España y el extranjero".

A lo largo de todo el día, en los foros y grupos de whatsapp la noticia de que la programación cultural del centro iba a reducirse notablemente fue muy comentada. Esa posibilidad, además, se venía rumoreando desde hace semanas. Se comentaba, entre otras cuestiones, que se habían cancelado actuaciones como una del bailarín Miguel Ángel Berna, o ciclos enteros, y se aseguraba además que detrás de esta nueva filosofía del centro estaba el deseo de Vox.

Este partido se ha mostrado muy crítico en los últimos años acerca del funcionamiento de Etopia por sus "costes elevados y su poca rentabilidad social", según la concejal Eva Torres.

Fuentes municipales negaban ayer haber cambiado en lo más mínimo su política sobre el centro y aseguraban estar "sorprendidas" por la polémica suscitada. "Etopia es un centro de titularidad municipal pero cuya programación diseña y confecciona en su mayor parte la Fundación Zaragoza Ciudad del Conocimiento -añadían-. El Ayuntamiento es un patrono más de esa fundación, como Ibercaja o la Universidad San Jorge. La programación cultural depende de la citada fundación y en ningún momento el Ayuntamiento ha recortado ni restringido nada; de hecho, las actividades que sí organizamos allí se celebrarán con total normalidad. Etopia va a seguir siendo lo que es, un centro de arte y tecnología, y de esa formulación no se va a ‘caer’ la palabra arte".

El presupuesto y el personal

Dichas fuentes reconocían, eso sí, que en el seno del patronato de la fundación "existe cierta preocupación" acerca de la gestión, y reconocían, implícitamente, que aunque las decisiones no le pertenezcan al completo, sí va a respaldar un cambio de orientación.

"El presupuesto ronda el millón de euros y casi el 60 por ciento se va en gastos de personal. En el seno del patronato se cree que Etopia no tiene el impacto deseado, que la programación no funciona como debiera y que quizá habría que reordenar su funcionamiento. Pero no en la línea de reducirle o quitarle nada, sino en la de potenciarlo, añadiéndole más actividades de juventud o emprendimiento. Hasta ahí ha llegado la preocupación. El consejero de Economía, Transformación Digital y Transparencia del Ayuntamiento, Carlos Gimeno, como es lógico al llegar a la concejalía, se ha preocupado por la salud económica de todos los centros adscritos a su área. Y ha pedido información. Pero nada más". Desde el Ayuntamiento se insistía una y otra vez: "no ha habido ni prohibiciones ni cierres, ni se le va a echar la persiana a nada".

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión