Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Scorpions y Europe deleitan a 20.000 metaleros del Imperium Fest de Cartagena

Los asistentes cabecearon al ritmo de la música de estas bandas, aunque sintieron la ausencia de Whitesnake.

Scorpions en el Rock Imperium de Cartagena
Scorpions en el Rock Imperium de Cartagena
Marcial Guillén

Si en el tango veinte años no son nada, parece ser que en el rock tener más de cincuenta en el ruedo tampoco lo es, o así lo quisieron demostrar los veteranos Scorpions frente a una multitud de más de 20.000 metaleros que cabeceaban al ritmo de su música en el Rock Imperium Fest de Cartagena.

Eso, a pesar de que el último día del festival no había comenzado con buen pie. Antes del inicio de la programación, la organización del festival daba a conocer por las redes sociales la cancelación de Whitesnake porque su batería, Tommy Aldridge, se encontraba "gravemente enfermo".

Aunque en el variado público, que abarcaba a todas las generaciones, no faltaron los comentarios que echaban en falta a la banda de David Coperdale, el espacio que quedaba pudo ser suplido con las actuaciones de la 'Reina del Metal', Doro, y la sueca Europe, que adaptaron sus presentaciones al imprevisto.

Y se podría decir que salió bien. Porque cuando incluso Joey Tempest, el vocalista de los nórdicos, lamentó durante su presentación la retirada de la banda británica, la cuál "ama", la multitud se dejó llevar por él, dando palmadas u ovacionando a sus compañeros cada vez que se los pedía.

Europe terminó cerrando en lo alto, con su esperadísimo 'The Final Countdown', su canción más conocida, que cuando era interpretada daba la sensación de que causó que corearan al unísono todos los que se encontraban tanto dentro como a las afueras del recinto, para intentar contagiarse del aura del festival.

La velada se abrió con 'Gas in the Tank', que forma parte de su nuevo álbum, y fue seguida por la más añeja 'Make it Real', a la cual Klaus Meine dio paso con un "buenas noches, Cartagena" y que sonaría con una bandera española enorme en el fondo, a través de los monitores.

El concierto de la banda alemana continuaría con continuos mensajes de paz por parte del vocalista de 74 años. 'Peacemaker' le serviría para expresar su tristeza relacionada a las diferentes crisis que ha pasado el mundo en los últimos años, en las que incluyó a la pandemia de la covid-19.

Lo mismo ocurrió en el momento de la legendaria 'Winds of change', que tuvo sus orígenes a raíz de la caída del Muro de Berlín, pero que este sábado cambió su letra para incluir a Ucrania en ella, en modo de apoyo al país frente a la invasión rusa, hecho que fue secundado por el público.

Otra de las canciones con las que se pudo sentir la gran conexión de la banda con sus fanáticos fue la balada 'Send me an Angel', del álbum Crazy World, con la que estos tomaron gran parte del protagonismo por ser ellos quienes entonaban las letras de la canción y se dejaban llevar.

La noche de Scorpions parecía estar llegando a su final. Después de que sonara 'Big City Nights', el grupo amenazaba con terminar el concierto, incluso llegó a desaparecer del escenario por un momento, provocando al público para que pidiera más música.

Ante la solicitud, los músicos retomaron sus lugares para dar vida a la legendaria 'Still Loving You', a la que la multitud se sumó al coro, lo que permitió que Meine terminara la pieza con un ejercicio en el que lo imitaban, muy similar al de Freddy Mercury en el Live Aid de 1985. El inminente final llegaría después de eso, pero no sin antes tocar 'Rock You Like a Hurricane', la canción con la que se cerraría la única visita que hizo Scorpions a España durante esta gira.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión