Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Los Premios Rey de España celebran la "fiesta" del periodismo de calidad

Felipe VI, encargada de presidir la gala, sostuvo que "en el corazón de todo buen periodismo hay una gran investigación".

Felipe VI posa junto a los premiados de los Premios Rey de España.
Felipe VI posa junto a los premiados de los Premios Rey de España.
Fernando Sánchez

Los Premios Internacionales Rey de España 2022 celebraron este jueves "la fiesta del periodismo" riguroso y de calidad en un acto presidido por el Rey de España, Felipe VI, en el que se reconocieron seis trabajos comprometidos con las sociedades iberoamericanas.

En la Casa de América en Madrid, Felipe VI fue el encargado de entregar los galardones junto a la presidenta de la Agencia EFE, Gabriela Cañas, la presidenta del Congreso español, Meritxell Batet, la ministra de Educación española, Pilar Alegría, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

Los premios reconocieron la labor de los profesionales del periodismo de lengua española y portuguesa de la Comunidad Iberoamericana de Naciones y de los países con los que España mantiene vínculos históricos y relaciones culturales y de cooperación.

Cuentan con una cuantía económica de 10.000 euros, a nivel de los Pulitzer, lo que los consolida como los más reconocidos del ámbito iberoamericano. A la edición de 2022 se presentaron 240 candidaturas de 17 países.

En la entrega, Colombia tuvo especial presencia debido a que dos de los seis galardones, el de Periodismo Narrativo y el de Fotografía, fueron a parar a profesionales de ese país

También trabajos de Brasil, Venezuela, España y México fueron reconocidos en las categorías de Medio Ambiente, Cooperación Internacional, Medio de Comunicación de Iberoamérica y Cultural, respectivamente.

En su discurso, el Rey de España ensalzó el "buen periodismo" que frente a la desinformación, la rapidez, y en un contexto de guerra, destrucción y muerte que atenaza la vida de miles de personas, "resurge como un recurso esencial para lograr fomentar sociedades y comunidades bien informadas y comprometidas".

El monarca enmarcó a los trabajos premiados en ese periodismo de "cocción lenta" y recordó "que a través del arte de la escritura se pueden difundir cuestiones complejas de una forma no sólo comprensible sino también con una estética y una calidad superiores" ya que "en el corazón de todo buen periodismo hay una gran investigación".

Felipe VI recordó que la libertad de expresión "es un derecho tan importante como frágil": "cuando se calla a un periodista, se coarta también a la sociedad en su derecho a informarse de manera veraz e imparcial, lo cual vulnera la democracia".

La "gran fiesta" del periodismo iberoamericano

La presidenta de la Agencia EFE calificó el encuentro como "la gran fiesta del periodismo" iberoamericano y aseguró que los premiados "merecen sobradamente" los galardones por sus trabajos.

"La capacidad de resiliencia del periodismo es impresionante y eso es lo que estamos celebrando hoy", dijo Cañas, quien agradeció también la presencia de periodistas y directores de otros medios en el acto.

Cañas destacó el hecho de que Colombia sea el país mas premiado en la historia de los galardones que conceden EFE y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) desde 1983: "lo es por culpa del periodismo de excelencia que en ese país se practica".

El secretario de Estado para Iberoamérica y el Caribe de España, Juan Fernández Trigo, subrayó por su lado que estos premios "ponen de relieve el vínculo especial que compartimos los iberoamericanos de entendimiento y cooperación".

A su juicio, el galardón es una "referencia del mejor periodismo en español y en portugués" y una "magnifica ocasión de encuentro entre los pueblos" que valora trabajos periodísticos "rigurosos, críticos y comprometidos con la sociedad".

Emoción y nervios entre los premiados

Los premiados, "con algunos nervios" y con "ganas" de recibir los trofeos, pasaron uno a uno a saludar a las personalidades y vieron sus trabajos expuestos ante el público presente.

"Lo único que me da miedo es que se me caiga el trofeo", confesaba alguno de ellos entre risas antes de que les llegara su turno.

Esta edición retomó su versión presencial y sin mascarillas en las que las fotos de familia obligaron a premiados y personalidades a romper la ya casi protocolaria distancia de seguridad para que nadie quedara fuera del plano.

Tras la entrega, galardonados e invitados abandonaron sus lugares y pudieron juntarse en un cóctel en el que ya se veían las sonrisas mientras intercambiaban contactos y sensaciones del encuentro.

Risas, abrazos y fotos sin mascarilla para subir a las redes sociales para reivindicar la buena salud del periodismo iberoamericano y las ganas de seguir contando historias que ayuden a generar sociedades mejores.

Al acto acudieron los embajadores de República Dominicana, Guatemala, Costa Rica, Guinea Ecuatorial, Irán, Andorra, La Liga de los Estados Árabes y Ecuador.

También estuvieron presentes el director de la Aecid y la directora de la Casa Árabe; director el del Museo Thyssen, el presidente de la Academia Española de la Radio y el del Consejo Económico y Social; el director de la Casa de América y la presidenta de la SEPI.

Asimismo representantes de las Agencias Reuters y Associated Press y del diario 'La Vanguardia' acudieron a los galardones donde coincidieron con el secretario de Estado de comunicación español, Francesc Vallès.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión