Ocio y Cultura
Suscríbete

cine musical

Habrá documental sobre Manolo Kabezabolo, emblema zaragozano del punk

El realizador oscense Alberto Andrés Lacasta acelera el rodaje que desmenuza y redimensiona la figura del artista de Carenas, y que pretende acabar en los próximos meses

Tres imágenes de Manolo Kabezabolo en la sesión realizada para el documental.
Tres imágenes de Manolo Kabezabolo en la sesión realizada para el documental.
Jorge Fuembuena

La trayectoria vital y artística de Manolo Kabezabolo pedía a gritos un reflejo en forma de documental. Faltaba por ver quién le ponía el cascabel al gato, y finalmente ha sido el realizador y guionista oscense Alberto Andrés Lacasta. El artista más venerado del punk nacional es de Carenas, muy cerca de Calatayud, y durante más de tres décadas ha enhebrado la carrera más personal e intransferible que pueda imaginarse. Andrés –autor de ‘La Nakba permanente’, ‘Sebastienne’ o el multipremiado corto ‘Ofra y Khalil’– es el responsable de este trabajo que aún sigue en proceso de rodaje, y cuyo resultado ya esperan con ganas miles y miles de seguidores de Manolo en toda España y América Latina. Alberto Andrés y su firma, Factory Du Cardeline, ha producido un documental de homenaje a Joaquín Carbonell que se estrenará este primer semestre del año, con Sonia Llera en la dirección; además, tiene otros dos proyectos de ficción entre manos, y una docuserie.

“La idea del documental de Manolo me rondaba la cabeza hace ya unos años –comenta Andrés– porque de más joven fui a varios conciertos suyos, y siempre he pensado que en su figura hay elementos tremendos desde el punto de vista narrativo. Acabé un corto y propuse al mismo equipo que se involucraran conmigo en este proyecto; enseguida dijeron todos que sí. Contacté con el mánager de Manuel, Jaume Esteve, que también es su batería y tiene experiencia como promotor, además de estar involucrado con frecuencia en la dirección artística de rodajes”.

Tras Jaume tocaba hablar con Manuel. “Charlamos, les gustó el planteamiento que les hice... y a trabajar. Esto fue a principios d 2021;las tomas iniciales llegaron en abril. Desde ahí hemos ido rondando con intermitencias; ahora ha habido un acelerón, pero aún queda más o menos medio año de trabajo antes de acabar la película. Nos adaptamos a Manuel, sus actuaciones y compromisos. Hemos rodado en Carenas, en Calatayud, en su local de ensayo en Zaragoza, en Pamplona... también se han grabado varias actuaciones. Quedan más localizaciones, incluyendo un regreso a su pueblo; ahora en enero queremos pasar por Madrid, y faltarán Barcelona y Bilbao”.

En el apartado de testimonios, los nombres de calado han ido dejándose caer con alegría por el rodaje. “Además de su entorno cercano, hemos tenido a Kutxi Romero de Marea y Fernando Madina de Reincidentes; seguirán entrevistas con parte de las figuras españolas del punk y el rock de hace 30 años, más gente de ahora; les une el hecho de ser significativos para Manuel. Todos hablan de él con cariño y mucho respeto”.

Andrés prima el nombre del DNI sobre el artístico a la hora de referirse al protagonista de su película. “Manuel Méndez Lozano es la persona, Manolo el nombre artístico. En el trabajo final estarán los dos; se refleja el modo en que una persona especial para mucha gente ha afrontado su carrera musical, con su peculiar forma de ubicarse en el mundo de la música”.

Mil y una historias

Andrés sonríe cuando se le cuestiona por todas las leyendas urbanas (casi selenitas) que se atribuyen a Manolo Kabezabolo. “Hay mucha mitología hilarante y también hiriente a veces. El documental no es desmitificador, pero sí cuenta las cosas como fueron y son, las historias de Manuel y las aventuras de Manolo, que se cruzan. Alguna de sus giras por Estados Unidos y América Latina están glosadas por un documental que hizo en su día Santi Ric”.

Andrés cita un tema clave en el trabajo. “La enfermedad mental ha marcado una especie de anatema para Manuel desde niño; la tiene, y le ha condicionado en muchos momentos, pero le apetecía hablar de ello públicamente sin tragedias y naturalizarla, no blanquearla. Es bonito oírle hablar sobre el tema. Lo mismo ocurre cuando habla de su banda, son sólidos y están en connivencia con la manera de entender la música de Manolo. En el escenario se muestran muy engrasados, dan empaque al sonido”.

Andrés no quiere olvidar el papel del fotógrafo zaragozano Jorge Fuembuena en la producción. “Es un buen amigo; coincidimos en este Festival de San Sebastián y le comenté el tema. Es un lujo y honor contar con él y su talento en la foto fija, y la sesión que hizo con Manuel fue magnífica”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión