Ocio y Cultura
Suscríbete

perspectivas 2022

Eva Cosculluela: "Ejercer de militante de la literatura es decidir leer en lugar de hacer otras cosas"

La crítica literaria y colaboradora de HERALDO defiende que las librerías siguen siendo la mejor opción para comprar un libro y advierte de la amenaza de la subida del precio del papel.

Eva Cosculluela, rodeada de libros en Antígona, una de las librerías zaragozanas con más solera.
Eva Cosculluela, rodeada de libros en Antígona, una de las librerías zaragozanas con más solera.
Guillermo Mestre

Esta zaragozana es una enamorada de los literatura que en 2004 dejó su profesión de analista informática para dedicarse por entero a los libros. Durante catorce años regentó Los Portadores de Sueños, un referente nacional en el sector librero.

Durante el confinamiento, los libros fueron un refugio, un asidero, un mundo al que asomarse, viajar…

Cuando tenemos tiempo, cierto sosiego y no estamos todo el rato de un lado para otro y con la cabeza en mil asuntos nos refugiamos de nuevo en la lectura. Vivimos una situación en la que seguíamos teniendo muchas de las distracciones de siempre (las redes sociales, las plataformas digitales...), pero disponíamos de ese tiempo para nosotros. A mi me parece muy positivo que decidiéramos dedicárnoslo a nosotros mismos y a la lectura para, de alguna manera, alimentarnos.

Le debemos mucho a la literatura.

Se hizo evidente que necesitamos tener libros en casa, que cuando viene una situación de estas los libros nos acompañan mucho y nos ayudan también a pensar mejor, pero sobre todo también creo que más allá de los meses de pandemia, ese cambio de hábito es muy importante para retomar esas costumbres que habíamos perdido un poco.

¿Hemos tomado conciencia de la importancia de leer, de la necesidad de apoyar la cultura?

En esto hay una parte de verdad y una parte de postureo. Cuando dicen que hay que apoyar la cultura, todos nos ponemos en primera fila porque, claro, quién va a decir que no. Pero luego, otra cosa es el día a día. No es solamente aprovechar el Día del Libro para hacer una compra o limitarse a decir que es muy importante. Se trata de mantener ese hábito de compra de libros y de lectura. Cuando se lanzan estos eslóganes, me gustan mucho porque es verdad, hay que apoyarla, pero siempre me parece que hay un punto de vale, lo decimos hoy, es muy bonito, pero ya mañana a otra cosa. Ejercer de militante de la literatura o de la cultura también es decidir leer, ver una película o escuchar música en lugar de hacer otras cosas.

¿Se sigue viendo el libro digital como una amenaza?

Cuando surgió, las cifras eran muy apocalípticas y muy catastrofistas para el libro en papel. Pero la realidad ha demostrado que no. Me parece un error distinguir entre uno y otro. Son dos formatos diferentes y cada lector tiene que encontrar el que le guste, el que le resulte útil y el que le vaya mejor en cada momento. Lo importante es leer. Lo que sí que me parece importante es que quien lea en digital lo haga de forma legal; es decir, que compre los libros y no los piratee, y que los adquieran en las librerías, que es donde tiene sentido comprar libros.

¿A qué retos se enfrenta el sector?

Son un poco los que ha tenido siempre, que es recordar a la ciudadanía que las librerías están ahí y que siempre son el mejor lugar para comprar un libro. Por muchas cosas, no por el postureo de la frase, que es muy bonita y queda muy redonda, sino porque en una librería es donde encuentras a personas que conocen lo que tienen entre manos, que normalmente lo aman porque es un oficio muy vocacional, entienden de lo que están hablando, son capaces de asesorarte, aconsejarte, de encontrar un libro para ti que tú no sabías que querías o que no sabías que necesitabas ni que existía.

¿Con qué perspectiva mira al 2022?

Ahora mismo, lo que está planeando es una pequeña amenaza. No me gusta ser agorera, pero sí que tenemos que atender a la subida del precio del papel y a su carencia. Las editoriales independientes y las medianas y pequeñas, sobre todo, son las que más lo van a sufrir y ahí tenemos que estar todos también como lectores, como consumidores y como militantes de la cultura atentos para apoyarlas.

¿Quién es?

Eva Cosculluela (Zaragoza, 1972), también es traductora, crítica literaria y colaboradora de HERALDO. Junto a su pareja, Félix González, creó en 2004 Los Portadores de Sueños, Premio Librería Cultural en 2021. Ha sido presidenta de la Asociación de Librerías de Zaragoza y actualmente forma parte del equipo de Bookshop, una iniciativa dedicada a promover y apoyar las librerías independientes

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión