Ocio y Cultura
Suscríbete

música

La sala López reabrirá sus puertas con nuevos propietarios y la misma filosofía

Ya se están cerrando conciertos de bandas locales, nacionales e internacionales para el año 2022. 

Tomás Gómez Perry, en la sala López de Zaragoza.
Tomás Gómez Perry, en la sala López de Zaragoza.
José Miguel Marco

Cuando el 7 de marzo de 2020 el rapero Zetazen ofreció una actuación en la sala López, nadie podía imaginar que aquel sería el último concierto en este emblemático espacio del circuito musical de la capital aragonesa. Un silencio –y un cierre– forzado por la pandemia que se ha prolongado durante 22 meses y que está muy cerca de finalizar.

Un grupo de jóvenes hosteleros zaragozanos se ha hecho cargo de la propiedad cogiendo el relevo de José Luis Izuel, el fundador y el dueño del lugar desde su inauguración en mayo de 2010. "Han llegado con muchas ganas de comenzar esta nueva etapa. Son sangre nueva, con muchas inquietudes y pasión por la música, y con la intención de darle vida a un sitio que estaba paralizado y que Zaragoza necesitaba. Han asumido el reto y van a poner toda la carne en el asador", sintetiza Tomás Gómez Perry, el programador musical de la sala desde el primer día, y que continuará con esta labor.

No han sido fáciles estos casi dos años de inactividad para el equipo humano involucrado. Como ejemplo, en cada concierto se precisa a unos doce profesionales, entre la seguridad, los camareros y los técnicos. "Ha sido un tiempo horroroso. Sinceramente, pensaba que no volveríamos a abrir. Al principio pensábamos que no duraría tanto. Pero cada mes que pasaba era una losa terrible. Está durando tanto que muchos han buscado otros caminos. De hecho, algunos extrabajadores a los que hemos llamado ahora nos han dicho que se dedican a otros oficios, y es normal. Lo sufrido en el sector musical es una barbaridad. Por eso, que reabra sus puertas la sala López genera una gran ilusión, vemos una luz al final del túnel", relata Gómez Perry.

La reapertura

A expensas de cualquier novedad que puedan introducir las autoridades sanitarias, la intención es subir la persiana esta próxima semana para ir recuperando paulatinamente las constantes vitales. Pequeños pasos que desean que desemboquen en la tan ansiada normalidad.

La filosofía del local no sufrirá grandes cambios. "Vamos a seguir la misma línea: ser una sala de conciertos en la que se escucha cualquier tipo de música y que por la noche reserva un espacio importante a la música indie, alternativa. Evidentemente nos adaptamos a los tiempos, con la electrónica y los sonidos urbanos, pero nuestro corazón es indie", revela el programador.

Una de las novedades será la ampliación de días y de horarios, además de la potenciación de eventos muy en boga como los ‘tardeos’. También se procederá en los próximos meses a una renovación del interior y de la decoración.

La agenda musical aragonesa también se verá potenciada. "Ya estamos cerrando conciertos para 2022, tanto de grupos locales como nacionales e internacionales. Los iremos anunciando en cuanto las circunstancias sanitarias lo permitan, pero volverán a estar a la altura de la programación que la sala tuvo en su primera década", concluye Gómez Perry.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión