Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

tecnología

Un robot chino asequible que friega, aspira y se autovacía

El nuevo robot de Yeedi mantiene las virtudes de sus predecesores y añade una base de autovaciado por un precio competitivo.

El Yeedi Vac Station tiene una base de carga que también vacía el robot y lo deja a punto para la siguiente limpieza.
El Yeedi Vac Station tiene una base de carga que también vacía el robot y lo deja a punto para la siguiente limpieza.
Yeedi

Este lunes sale a la venta el último y más completo de los ayudantes de limpieza del hogar de la marca china Yeedi, cuyas principales virtudes son su independencia del usuario y un precio comedido, en un mercado, el de los robots aspiradores, que comienza a estar saturado de oferta y en el que diferenciarse es, cada día, más difícil.

El objetivo está claro: lograr un robot que limpie la casa y del que poder olvidarse el mayor tiempo posible. Para lograrlo, los fabricantes de ‘roombas’ han creado las bases de autovaciado, un accesorio que, además de llenar al robot de energía, lo vacía de la suciedad que ha ido por la casa. Esto permite que el usuario pueda olvidarse de limpiar el pequeño depósito de polvo durante semanas. Esta tecnología, que marcas como iRobot o Roborock han implementado en robots que rondan los 700 euros, llega ahora a Yeedi, una marca más modesta y económica que ofrece su Vac Station por 500 € y que en oferta de lanzamiento está disponible por 400€, con un cupón de descuento hasta finales de septiembre.

El robot en sí es un clon algo más potente que el Yeedi 2 Hybrid,  ( un robot ahora en oferta por 200 euros, con un cupón de descuento hasta el día 29 de septiembre de 2021 en Amazon, pero que no cuenta con base de autovaciado) un limpiador autónomo que, además de aspirar, es capaz de fregar y pasar la mopa, gracias a su depósito de agua. Sus 3.000 pascales ofrecen potencia más que suficiente para librar de polvo y suciedad superficial un hogar normal y el agua de su tanque (240 ml) dura un par de pasadas en una casa de unos 60 metros cuadrados. Su cámara le permite crear mapas bastante exactos del hogar y los divide en estancias, por si el usuario quiere encargar al robot que limpie una habitación concreta o añadir límites virtuales por dónde no desea que pase ni limpie.

Como con otros aspiradores, conviene retirar cables y pequeñas alfombras antes de iniciar la limpieza, ya que el Yeedi es propenso a pelearse con ellos y acabar atascado solicitando a ‘gritos’ la ayuda del usuario. Una vez creados los mapas, el usuario podrá crear áreas de exclusión o prohibidas para el robot, evitando así percances indeseados o accidentes domésticos.

La app de Yeedi permite dividir la casa en estancias y encargar al robot limpiezas delimitadas. También da acceso a la creación de áreas de exclusión por las que el robot no debe pasar.
La app de Yeedi permite dividir la casa en estancias y encargar al robot limpiezas delimitadas. También da acceso a la creación de áreas de exclusión por las que el robot no debe pasar.
Heraldo.es

Mientras sus competidores suelen contar con botones para enviar el aspirador a la base o limpiar una zona en concreto de un par de metros cuadrados, el Yeedi tiene únicamente un botón para ponerlo en marcha o detenerlo. Para controlarlo es imprescindible hacer uso de la ‘app’ y conectarlo a internet. 

l usuario podrá elegir entre tres modos de aspirado, que van desde uno realmente silencioso a otro más potente y escandaloso. También se puede regular en 3 niveles el caudal de agua que suelta el robot. La aplicación informa asimismo de lo gastados que están los accesorios y permite programar las tareas de limpieza.

El Yeedi Vac Station es capaz de aumentar la potencia de aspirado cuando detecta una alfombra, pero evitará pasar sobre ellas cuando lleve instalado el módulo de fregado. Así, el usuario deberá elegir entre pedirle que friegue la casa y pase la mopa o que aspire las alfombras, mientras que otros robots del mercado hacen ambas cosas de una sola pasada.

Fabricada en plástico blanco y negro, la base de autovaciado tiene un diseño futurista y curvado que encajará bien en un salón moderno y es más pequeña que las de sus competidores directos. Una vez el robot termina de limpiar se dirige automáticamente a la base comienza la recarga y emite un potente sonido de aspirado para vaciar su depósito. Todo es automático y el usuario solo tendrá que preocuparse de cambiar la bolsa desechable cuando se lo solicite la aplicación.

La buena noticia es que el usuario podrá olvidarse durante semanas de la limpieza del robot, la mala que tendrá que gastar dinero en bolsas de suciedad, un accesorio que parecía ya desaparecido.
La buena noticia es que el usuario podrá olvidarse durante semanas de la limpieza del robot, la mala que tendrá que gastar dinero en bolsas de suciedad, un accesorio que parecía ya desaparecido.
Yeedi

El usuario podrá así olvidarse durante varias semanas de vaciar el robot, pero, por desgracia, la base no rellena de agua el depósito de fregado. Además, debe de tener en cuenta que de forma periódica deberá cambiar la bolsa de desperdicios que, aunque solo cuesta unos céntimos, añade un coste extra de mantenimiento a largo plazo.

En definitiva, la industria en general y Yeedi en particular, van dando pequeños pasos hacia una mayor automatización de la limpieza de los suelos de los hogares del mundo. Existen robots aspiradores autónomos como este Vac Station que se vacían solos y otros como el Mop Station, de la misma marca, con depósitos de agua que limpian el sistema de fregado. Por desgracia no existe todavía un robot que aspire, pase la mopa y limpie el suelo y permita al usuario olvidarse durante semanas de vaciar el depósito de suciedady rellenar el de agua. Mientras ese momento llega, el Yeedi Vac Station es una de las opciones más económicas del mercado, para, al menos, olvidarse del vaciado de polvo y suciedad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión