Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

poesía aragonesa. artes & letras

La poeta Estela Puyuelo se siente Penélope y se hace al mar con la libertad del pirata

La escritora oscense publica su segundo poemario, ‘Ahora que fuimos náufragos’ (Olifante), inspirado en ‘La Odisea’

Retrato de la poeta y profesora Estela Puyuelo.
Retrato de la poeta y profesora Estela Puyuelo.
Isabel Cabanes Penella.

Olifante Ediciones de poesía nos presenta ‘Ahora que fuimos náufragos’, el segundo poemario de la oscense Estela Puyuelo, un libro que nace del conocimiento y el amor por la tradición clásica. Y es que parece que Alcínoo le hubiera ofrecido también generosa hospitalidad, y tras haber empleado su tiempo entre los feacios para escribir los versos que componen esta obra, ahora que sabe lo que es la zozobra, nos mostrara el rumbo a su Ítaca donde, nos dice, “treparé / asiéndome a las rocas, / en feliz intento / por lograr la huida”.

No obstante no son estos versos esquivos ni con el viaje, ni con sus circunstancias y penalidades. Al contrario, este poemario es una reflexión intimista, un viaje interior que pretende —tal vez— liberar la existencia de todo aquello que lastra y entorpece la navegación, de todo lo que no sean víveres y agua, de aquello que no es aparejo ni arboladura, ni red ni timón.

Este poemario es una reflexión intimista, un viaje interior que pretende —tal vez— liberar la existencia de todo aquello que lastra y entorpece la navegación

En su conjunto constituye una obra sólida concebida a la sombra de los cantos de ‘La Odisea’, mostrando unidad a través de ese acercamiento y en el paralelismo elíptico con la tradición homérica. Los versos están cubiertos de un velo sedoso que distancia el cuerpo poético de la visión del lector, resultan evocadores y piden una relectura para terminar de completar las siluetas intuidas en la primera aproximación.

No se puede decir que Puyuelo (re)encarne a Ulises ni a la nutrida pléyade de referencias que pueblan este trabajo. Tampoco se debe afirmar lo contrario. El libro, poéticamente, ocurre en un universo paralelo al odiseico, entreverándose la luz de aquel Mediterráneo en los aromas marinos de estos versos. Y, es que, la propia Penélope se echa a la mar bajo el pabellón pirata, pues el texto de referencia no siempre se corrobora sino que se enmienda: “siempre en línea con el horizonte, / siempre vela que gobierna / la libertad del pirata, / siempre de ida, / mi corazón”.

Actualizado el mito a nuestro pasado inmediato, también es un relato de cómo escapar tras quedar varados en la isla del confinamiento, al tiempo que recorre los recursos poéticos viajando del calambur al epíteto, de la enumeración a la anáfora y de la anadiplosis, la acumulación o el retruécano hacia el oxímoron. Estela Puyuelo en ‘Ahora que fuimos náufragos’ parece proponer que la venganza de Ulises no ha de ser otra que la de volver a vivir, pero no por olvidar los sinsabores del viaje o las afrentas de los pretendientes, sino por la aceptación del naufragio, por la liviandad de la existencia al arrojar la carga por la borda, sabiendo que —tras el naufragio— queda “un poema que,/ por encima de las sintaxis,/ aún podía sentirse” y “ te atraviesa/ un pensamiento/ que te busca, te sujeta, te saca,/ te afirma y te encamina”.

Estela Puyuelo en ‘Ahora que fuimos náufragos’ parece proponer que la venganza de Ulises no ha de ser otra que la de volver a vivir, pero no por olvidar los sinsabores del viaje o las afrentas de los pretendientes

Tal vez esa sea la tesis oculta de este poemario: que vivimos para ser receptores de la luz, para ser iluminados por un haz de vida plena, de consciencia y cotejo intuitivo, para pronunciar plena e indubitablemente que hemos navegado nuestro mar.

LA FICHA

'Ahora que fuimos náufragos'. Estela Puyuelo. Olifante Ediciones de Poesía. 2021. [El libro se presenta el domingo 27 a las 13.00 en el Castillo Palomar, en la calle Rioja, en la terraza.]

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión